AITANA

Estaba tratando de encontrar postura en el sofá de mi siesta cuando llegó su padre acunando entre sus brazos el fardillo.
   Abuelo, te la dejo porque viene dormida y es la hora de su siesta – 
La acuñó entre el respaldo  de almohadones y mi cuerpo y la dejó pegada a mis huesos.
Andrés es una F mayúscula y Aitana una coma minúscula pegada al padre, pero vivaracha, inquieta, descarada, luchadora y abusona por su pequeñez ante sus hermanos que le doblan la edad y por eso la adoran y se dejan casi esclavizar por la menuda.
 Dormida Aitana es, como todos los niños, la paz; un dulce que desearíamos saborear, besar, acariciar y hasta comerlo como un maná del cielo. Revivir el contacto de una criatura después de cuarenta años eriza el alma; y sentir cercanos sus latidos serenos, acompasados y cálidos, os aseguro que despiertan la ternura al tiempo que alejan el sueño y reviven los fantasmas

La crisis, la precariedad, los silencios culpables, las leyes injustas, las corrupciones y las injusticias, los partidismos y las dos Españas ¿serán los compañeros  de viaje que amargarán la vida de Aitana?

Alguien me dice que soy” cañero” en las redes por las que navego.
Sé que las personas anidan en su ADN  la codicia y que la mentira es su estrategia y la injusticia  consecuencia. Y si eso lo tengo claro también tengo que mientras mi índice esté conectado a mi cerebro no pararé de clicar para que las que  hoy son brotes de cuarta primavera  lleguen a  vivir un mundo  en el que desaparezca el pillo que es  mudo ciego y sordo ante el sufrimiento  de sus víctimas entre las que, algún dia, tal vez se encuentren muchas Aitanas. 

4 Respuestas

  1. Becky 5 años ago
  2. Koqui 5 años ago
  3. José Orts 5 años ago
  4. Andres Orts Perez 5 años ago

Añadir Comentario