Misiones es el camino

MISIONES ES EL CAMINO

Ayer se realizaron las elecciones en la provincia de Misiones para elegir los miembros para una asamblea constituyente que según los propósitos del poder ejecutivo provincial debía reformar la constitución en un solo artículo para posibilitar la reelección por tiempo indefinido del gobernador actual.

Una conjunción de fuerzas políticas, sociales y hasta representantes de las distintas religiones se unieron para enfrentar semejante disparate y evitarlo. Bajo el conmovedor lema de “Frente Unidos por la Dignidad”

Las intenciones del oficialismo provincial, apoyadas por el gobierno nacional y por el propio Presidente, se vieron frustradas con un resultado aplastante que les dijo: NO.

Por eso la frase del título corresponde a un ciudadano de allí que al ser entrevistado por televisión la dijo con emoción y más aún con esperanza.

Es importante sacar algunas conclusiones de lo sucedido.

En primer lugar la nacionalización de la elección, o sea su desborde de los límites e intereses políticos provinciales, hizo que se pusiera mucha expectativa y dedicación periodística. Esto ha permitido que el país en general conociera a través de distintas e indiscutibles voces que visitaron la provincia, como a través de los testimonios periodísticos y también por las declaraciones de los propios habitantes cuales eran las deplorables maniobras del gobierno para torcer la voluntad popular.

Por haber tenido la oportunidad de conocerlas directamente ya me he referido a estas formas de clientelismo, de soborno y de fraude, pero ahora me parece mucho más importante que todo el pueblo argentino sepa como operan los políticos de estas provincias feudalizadas.

Misiones sólo es la que le tocó en suerte estar en la vidriera y las hay iguales o peores.

Repartir dinero, créditos, bolsas de comida, carne desde un camión, jubilaciones, empleos y hasta amenazas. Utilizar DNI falsificados, traer paraguayos de la frontera para votar, empadronar muertos o ciudadanos que tendrían 115 años de edad son algunas de las tantas miserables maniobras que el caudillismo político es capaz de llevar cabo. Y se esperaba más en la desesperación, pero el preanuncio de la contundencia en la derrota los retrajo.

No es grato pero es importante que los argentinos vean, se enteren de lo que es la corrupción política en carne viva. Que sepan que hubo entregas de dentaduras postiza, pero sólo una parte, la otra mitad se entregaría si ganaba el oficialismo.

Puede haber mayor miserabilidad que la de estos rapiñeros de la política que usan las conciencias muertas como su alimento carroñero?.

Nuevamente lo decimos: Puede suponerse mayor violación a los derechos humanos que la manipulación política de la pobreza a través de las necesidades?.

Esto es lo que se ha mostrado y tanto que hasta muchos periodistas, esos advenedizos de siempre, ahora comienzan a ver – por fin – cuales son las reales características de nuestros gobernantes.

Otra conclusión es que si Misiones fue un globo de ensayo para luego imitar en otras provincias y posiblemente en el orden nacional, el globo se ha pinchado.

Pero no tan ensayo, debe decirse porque se omite que la reelección indefinida en el cargo de gobernador fue introducida en la constitución de la provincia de Santa Cruz cuando el actual Presidente de la nación era gobernador.

De todos modos Misiones es un soplo de aire fresco en lo que hace a la institucionalidad del país y a sus calidades democráticas. Es una contribución y por eso el opinante, del que usamos sus palabras como título, se animaba a decir que era el camino, hacia otras luchas.

Es realmente emocionante ver a los misioneros en sus manifestaciones de festejo gritar “DIGNIDAD”, palabra que parecía excluida del diccionario político y que ahora se va reinsertando.

Una tenue esperanza invade el ánimo para que esto pueda tener un contagio nacional. De no ser así dejaremos solos a los misioneros pero, peor aún, el país seguirá en su creciente corrupción y lo poco que queda de las instituciones republicanas pasará a ser sólo un recuerdo como para conmemorar a los fundadores de la patria que la soñaron grande y seria.

El resultado de Misiones le gano hasta a mi pesimismo ya que se me hacía difícil suponer un triunfo sobre semejante aparato de corrupción electoral. Cuanto me alegro haberme equivocado.
Queda mucho por hacer, pero lo ocurrido estimula. Misiones es el camino y la dignidad el objetivo a alcanzar.

Luis Antonio Barry
30 de octubre de 2006

One Response

  1. Anónimo 12 años ago

Añadir Comentario