Perón y sus funerales

PERÓN Y SUS FUNERALES

Desde hace más de 50 años el nombre de Perón ha sido movilizador, apasionadamente en favor y también en contra. Su figura ya ha pasado a ese período de la post vida en el que el generoso trabajo del tiempo va atenuando errores y reconociendo sólo virtudes.

Pero sus seguidores parecen querer retrotraer la memoria hacia el recuerdo de lo que nadie quisiera recordar y menos que se repita: la violencia, el atropello, el patoterismo, el caudillismo y otros calificativos con los que se puede mencionar a aquello que sólo es posible bajo el amparo y la protección de la impunidad.

Dejé pasar unos días antes de comentar los sucesos del último 17 de octubre con toda intención. Primero porque este humilde blog no pretende dar novedades, segundo porque quería ver como se movía el juego de las hipocresías a través de las distintas declaraciones de los protagonistas. Sus versiones, sus giros, sus marchas y contramarchas, sus inocencias e inculpaciones y todo ese largo etcétera que era de suponer a través de quienes, en una idealidad, deberían ser sometidos a una inversión en la carga de la prueba y demostrar su falta de culpa o responsabilidad, antes que nada.

Transcurrida una semana creo que aislar el episodio de ese día como una excepcionalidad en el que grupos en disputa se enfrentaron por su vocación violenta en la traviesa disputa de espacios de platea o pensar que es un complot como dice y quiere el gobierno, son reduccionismos o simplificaciones inadmisibles.

Cuando estos fenómenos ocurren es necesario hilar más fino y sin hacer sociología política fácil deben auscultarse distintas razones motivantes y posibilitadoras. El marco propicio, las condiciones favorables, los estimulantes, las promociones y todo aquello que podemos enumerar sin pretensiones de exhaustividad.

ALGUNAS CAUSAS

a) PROMOCIÓN DEL ENFRENTAMIENTO: Alguna vez ya lo dije, si se revisan los discursos del Presidente desde el día en que asumió no se encontrará ninguna frase, mención, alusión, deseo o invitación a la unión nacional, al reencuentro entre los argentinos o a la paz social. Por el contrario desde la fortaleza de su atril se ha encargado de dividir, enfrentar y marcar a quienes luego serían perseguidos por sus voceros y postglosadores. Ese maniqueísmo manifiesto trae consecuencias y hace docencia hacia el entender que enfrente siempre hay un enemigo posible.

b) MARCO POLÍTICO SINDICAL: Estos tiempos han llegado a demostrar como una deformación de la política que las alianzas de intereses son más fuertes que las de las ideas. Por eso quienes mediáticamente han querido parangonar estos hechos con otros del pasado, como por ejemplo el 20 de junio de 1973 cuando regresaba Perón al país, excluyen elementos diferenciadores.

Allí había, aunque con equívocos tremendos en ambos bandos, una lucha por imaginar el país de determinada forma y con variados destinos. Ahora sólo había una cantidad de especuladores políticos y sindicales que solamente querían hacer resaltar sus intereses mediante la presencia con el auxilio de matones y protegidos.

c) IMPUNIDAD: Arriesgarse a algunos palazos, alguna trompada o algún tiro son gajes del oficio de vivir sin trabajar lícitamente pero oficiando como guardaespaldas, barrasbravas, matones o “todoservicio” de dirigentes políticos o sindicales, con la garantía de impunidad. Saben que después del ruido mediático todo pasará y que tras unos días a la sombra ya estará el juez que entienda en la causa entendiéndola como corresponde y sino ya habrá quien se la haga entender.

d) ESTADO DE COSAS: El abogado defensor de este señor, que nos ha engalanado con su foto paseando por el mundo mientras tiraba tiros, es un exponente categórico del estado de cosas existente. Sus dichos sólo pueden ser destinados a un país de idiotas ya que decir que puede ser un héroe o que algún día tendremos que pedirle disculpas porque en pocos segundos pudo elaborar una serie de teorías y practicidades que sólo una mente privilegiada puede elaborar en tan poco tiempo.

Ya que quiso, según dijo, evitar un mal mayor con lo cual se identificó con la teoría jurídica del estado de necesidad; que tiraba contra la pared porque tiene un poder de absorción del plomo que impide derivaciones o rebotes; que aprendió tiro en el servicio militar y que tiraba al aire pero eso no fue filmado. Cuando miro mi antigua y desusada credencial de abogado me da un terrible asco pensar que ese señor tiene otra igual. Pero puede decir todo eso porque hay una hipocresía instalada como posibilitante, que se expresa en no tener reparos a la hora de dirigirse a una sociedad que está atónita y desesperada frente a esta violencia organizada que él justifica pareciéndose más a un cómplice que a un defensor.

e) LA INSEGURIDAD: el estado de violencia que se vive en la sociedad y la inseguridad que no se admite ni se evalúa a nivel oficial son causales eficientes para provocar actos de enfrentamientos como el que se ha visto. Cuando la vida va perdiendo valor y se cae en el menosprecio sobre los demás no pueden esperarse comportamientos cortesanos a la hora de defender privilegios y canonjías.

f) EL DESORDEN PROHIJADO: en un país donde por conveniencia a los intereses oficiales cualquiera puede cortar una calle, una ruta, tomar una comisaría, invadir propiedades privadas, amenazar, injuriar, calumniar y hasta, en algunos casos, recibir el premio de ocupar cargos oficiales de alto rango fácil es suponer que es un factor nutriente para el caos y la violencia.

g) EL PODER SINDICAL: este poder tradicional y llamado columna vertebral del peronismo fue el encargado de organizar el traslado de los restos de Perón y de la seguridad que debía rodear tal ceremonia. Los resultados están a la vista.

Poner los violentos a cargo de la seguridad es poner el zorro a cuidar las gallinas. Además el estado resignó, no se sabe a título de qué, una facultad y una obligación como lo es la de la seguridad.

Pero este poder que no tiene límites ni para la hipocresía decía a través de uno de sus máximos exponentes que al organizar el acto tal vez habían caído en una “candidez”. Puede alguien suponer que estos sindicalistas que desde hace varios lustros dirigen sus gremios a través de variados métodos pueden tener algún momento de candidez?.

h) JUSTICIA O APARIENCIA: como continuación, y en coherencia con todo esto, en pocos días más un juez determinó que los barrasbravas de Boca, procesados por delitos de violencia en canchas de fútbol, pueden eludir el derecho de admisión de un club que quiso ejercerlo, concediéndoles un amparo al efecto. Pero con tono y gesto adusto condicionó la medida a que debían ir al sector de plateas y pagarse ellos la entrada. Esta caricatura de la justicia no contribuye a algunos esfuerzos por erradicar la violencia en los espectáculos deportivos y, por el contrario, alienta la violencia y la impunidad. Pero es consecuente con el estado de cosas.

Muchas cosas más podrían señalarse como constructoras del marco de factibilidades comprensivo de los hechos del 17 de octubre, pero ya sería agotador. Además todos estos aspectos están teñidos por el color común de la corrupción.

Fervorosos y detractores de Perón ya desean su descanso en paz, pero algunos de sus seguidores continúan interrumpiéndoselo cuando perfeccionan la parte peor de la herencia y lo usan como estandarte emocional tras el que se esconden.

Luis Antonio Barry
23 de octubre de 2006.-

4 Respuestas

  1. Sebasti 12 años ago
  2. Anónimo 12 años ago
  3. Anónimo 12 años ago
  4. Anónimo 12 años ago

Añadir Comentario