Beneficios de la mamografía

Los beneficios de la mamografía superan a los riesgos en algunas mujeres de 40 años. 
Las mamografías detectan tumores tempranamente, pero los falsos positivos también son frecuentes, lo que produce ansiedad, exige la realización de test más invasivos y dan lugar al uso de tratamientos innecesarios. Además, la mamografía también emite una pequeña dosis de radiación, que a largo plazo puede elevar levemente el riesgo de desarrollar algún cáncer.  
Actualmente se piensa que someterse a pruebas de detección antes de los 40 años, tiene mas perjuicios que beneficios. Alrededor del 50% de mujeres que se hagan una mamografía anual a partir de los 40 años tendrán por lo menos un falso positivo, que requerirá pruebas adicionales, y en más del 5% una biopsia.
Los resultados de dos estudios publicados en la revista Annals of Internal Medicine, muestran que los beneficios de la mamografía pueden ser mayores que los perjuicios en mujeres de más de cuarenta años con riesgo de cáncer de mama.  
Beneficios de la mamografía
Mamografía mostrando una mama normal (izq.) y una con cáncer (dcha.) 
El primer estudio reveló que la presencia de tejido mamario muy denso o tener un familiar de primer grado con cáncer de mama, duplica el riesgo de cáncer en comparación con la población general.
El riesgo se incrementó aún más en las mujeres que tenían más de un familiar de primer grado con cáncer de mama, o si el familiar fue diagnosticado antes de los 50 años. También el uso actual de anticonceptivos orales, la nuliparidad y ser primípara después de los 30 aumenta el riesgo de cáncer de mama.
En el segundo estudio, los investigadores utilizaron modelos matemáticos para investigar los puntos de inflexión en el análisis riesgo-beneficio de la mamografía. Los resultados sugieren que las mujeres de cuarenta años con un riesgo de 1.6 a 2 veces mayor de cáncer de mama, tienen una relación de daños y beneficios de la mamografía similar al de las mujeres de 50-74 años de edad.  
Por tanto, la evidencia sugiere que para las mujeres que tienen el doble de riesgo de cáncer de mama, la detección bienal al comienzo de los 40 años proporciona más beneficios que daños.
Los autores proponen la importancia de realizar evaluaciones individualizadas basadas en el riesgo, así recomiendan una mamografía basal a los 40 años para identificar factores de riesgo, como la densidad de la mama. También recomiendan una mamografía anual en mujeres de alto riesgo, bianual para las de riesgo intermedio, y posponer la fecha de inicio de esta prueba, para las que tienen un riesgo medio de cáncer de mama. 
Nelson HD, Zakher B, Cantor A, Fu R, Griffin J, O’Meara ES, Buist DSM, y col. Annals of Internal Medicine (2012). Online.  van Ravesteyn NT, Miglioretti DL, Stout NK, Lee SJ, Schechter CB, Buist DSM, y col. (2012). Annals of Internal Medicine. Online.

    Añadir Comentario

    Subscribe!