Bebés con dos madres y un padre

Bebés con dos madres y un padre
El Parlamento británico ha votado a favor de un procedimiento muy controvertido orientado a eliminar las enfermedades genéticas en recién nacidos en el que se combinaría el ADN de tres personas. La nueva tecnología combina las técnicas de fertilización in vitro con la modificación genética.
La mayor parte de la información genética de un ser humano viene recogida en el ADN del núcleo de las células, pero existe una pequeña parte de ADN que se encuentra en el citoplasma de las células, dentro de las mitocondrías. Las mitocondrías son pequeñas estructuras dentro de las células responsables de la producción de energía 
Durante la fecundación del óvulo por el espermatozoide, sólo el núcleo del espermatozoide logra penetrar el óvulo. Como consecuencia, las mitocondrias (y su ADN mitocondrial) del nuevo ser engendrado provienen exclusivamente del óvulo, es decir de la madre. Es decir que todos los seres humanos reciben ADN mitocondrial exclusivamente de su madre biológica.
Existen enfermedades que se transmiten únicamente a través del ADN mitocondrial. Las enfermedades mitocondriales se producen cuando la mitocondria no funcionan correctamente. Debido a que las mitocondrias son esenciales para la producción de energía, las personas que sufren de estas enfermedades tienen típicamente problemas con los órganos en alta necesidad de energía como el cerebro, el hígado o el corazón. Pueden provocar insuficiencia cardíaca, enfermedades neurodegenerativas, diabetes, distrofia y algunos tipos de cáncer. 
Con este controvertido procedimiento, una mujer que sufre una enfermedad mitocondrial, y que desea tener hijos, ofrece el material genético contenido en el núcleo de una de sus células. Una segunda mujer sin enfermedad mitocondrial dona un óvulo al que se le ha eliminado el núcleo y que el único material genético que contiene es el de las mitocondrias.
El material genético del núcleo de la primera mujer se transfiere al óvulo sin núcleo de la segunda mujer, y el óvulo resultante es entonces fertilizado con el espermatozoide del padre. El embrión resultante se implanta en el útero de la primera mujer, como con cualquier fertilización in vitro estándar. Esta técnica se conoce como transferencia pronuclear.
Antecedentes de la técnica.
Las primeras investigaciones sobre este tema se realizaron en cuatro monos macacos que nacieron con este procedimiento. Los resultados, se publicaron en 2009 y fueron publicados en la prestigiosa revista Nature
En 2012, Nature publicó un artículo en el que se informaba que la técnica también se había utilizado en óvulos humanos, y que los embriones resultantes se les permitió desarrollarse hasta la fase de blastocisto.
Aunque el procedimiento es legal en el laboratorio, actualmente los embriones resultantes no se pueden implantar en las mujeres.
Lecturas relacionadas con: Bebés con dos madres y un padre.

Añadir Comentario

Subscribe!