El gen del Alzheimer podría comenzar a afectar al desarrollo del cerebro en la infancia

Heredar un gen relacionado con la enfermedad de Alzheimer podría afectar al cerebro y a la capacidad de pensar en los primeros años de vida de un niño.

Han descubierto que una variante genética relacionada con la enfermedad de Alzheimer podría alterar el desarrollo del cerebro durante la infancia, y que incluso en niños de 3 años con este gen podrían aparecer algunos signos de la enfermedad como cerebros más pequeños y habilidades cognitivas afectadas.

Alzheimer comienza desde la infancia

El gen APOE.

Investigaciones previas han sugerido que las personas que tienen la variante ε4 del gen APOE son más propensos a desarrollar la enfermedad de Alzheimer en algún momento de sus vidas, pero los resultados de la nueva investigación van más allá y sugieren que la los primeros signos de afección podrían comenzar como un trastorno del desarrollo, y aparecer mucho antes de que las placas amiloides del cerebro comiencen a formarse.

El gen APOE participa en la producción de la apolipoproteína E.

Todos heredamos una copia del gen, de las variantes ε2, ε3, o ε4, de cada uno de nuestros padres. Esto significa que hay seis posibles combinaciones: ε2ε2, ε3ε3, ε4ε4, ε2ε3, ε2ε4, y ε3ε4.

 

Variante ε4 del gen APOE.

Se estudiaron a 1.200 sujetos sanos, de entre 3 y 20 años, que no mostraban ningún signo de trastorno cerebral o anomalías en el desarrollo. A todos ellos se les realizaron pruebas genéticas y escáneres cerebrales.

Los investigadores encontraron que:

  • Los niños con cualquier variante ε4 tenían diferencias en el desarrollo del cerebro, en comparación con los niños que sólo tenían las variantes ε2 o e3.
  • Los niños con el genotipo ε2ε4 tenían el hipocampo un 5% más pequeño que los niños con el genotipo ε3ε3, que era la variante más común. El hipocampo es la parte del cerebro relacionada con la memoria

Los niños menores de 8 años con la forma ε4ε4 del gen mostraron signos de una integridad estructural más débil en el hipocampo.

  • Los niños más pequeños con la variante ε4 también tenían peores resultados en las pruebas cognitivas diseñadas para medir la memoria y la capacidad mental.  

 

Chang L, Douet V, Bloss C, Lee K, Pritchett A, Jernigan TL y col. Neurology (2016). Más información.

 

Seguir leyendo: 

Añadir Comentario

Subscribe!