Cuidadores de Alzheimer, siempre en el ojo del huracán

La sensación que produce convivir con el Alzheimer bien podría describirse de una forma metafórica, como “estar en el ojo del huracán”, es decir, a veces cuando todo está calmado, y cuando parece que te puedes tomar un descanso, habrá decenas de cosas que puedan hacer que te metan de lleno en la “tormenta”.



Vivimos en una constante inestabilidad, en una balanza descompensada, que en cualquier momento, puede ceder de un lado u otro. Es difícil de explicar todas las cosas que pueden llegar a desquiciarnos, deprimirnos, enfadarnos y angustiarnos.

Quizás una buena terapia se desahogarse e intentar que tus experiencias sirvan de ayuda, o también, de aviso de lo que puede suceder para aquellos cuyos familiares están todavía en las etapas tempranas del Alzheimer.

Os dejo aquí algunas cosas “inesperadas” que pueden ocurrir. No todos los enfermos de Alzheimer -Demencia reaccionan igual, pero es importante tomar conciencia de actitudes de los enfermos que pueden minar la moral de los cuidadores:

Sólo tres ejemplos de lo que los cuidadores pueden tener que enfrentarse y que pueden afectar a nuestras emociones y sentimientos:

1.-  Si algo desaparece…

Parece como si las personas afectadas por Demencia -Alzheimer vieran en las personas que están cerca la causa de todos sus males e inseguridades.

Por ejemplo, cuando cualquier cosa desaparece, a veces guardada por ellos mismos en un sitio que no recuerdan. Al ser personas que por supuesto no son conscientes de lo que está pasando, sólo hay una explicación razonable… ¡¡has sido tú!!   Da igual lo que haya desaparecido, aunque sean unos calcetines guardados en una caja fuerte, si tu vives cerca tiendes a ser la única razón de todos sus males. Conviene estar preparado psicológicamente para ello. El cuidador de un enfermo de demencia Alzheimer es como la puerta para el desahogo y frustración de las personas que padecen esta enfermedad.



2.- Para ellos sólo estás ahí para hacer daño.

Sí, así de duro. Tus intenciones no importan, estas ahí, aguantando lo inaguantable, por cuidar a alguien de tu familiar, porque debes devolverle algo de lo que esa persona en su día te dio a ti o le dio a tu familia algún tiempo atrás, cuidados y mantenimiento.

Ahora bien, el pensamiento de la persona que cuidas está muy lejos de esto. Para la persona enferma (que por supuesto tiene claro que no necesita cuidado alguno), tienes una razón oculta para estar con ella, quizás quieras quedarte con su casa, con su dinero, con su joyas, o con la zanahoria pasada del cajón de la nevera. Vivir en una casa en la que estás constantemente en el punto de mira es difícil. A veces hay que tener el corazón de piedra para poder aguantar día tras día con acusaciones y recelos de un ser querido. No hay más remedio que intentar que afecte lo mínimo y seguir aguantando.



3.- Las cosas que antes no servían para nada se convierten en oro puro

Es “gracioso” ver como una persona afectada por el Alzheimer, extremadamente pulcra, y obsesionada con la limpieza ha ido olvidando aquella obsesión y convirtiéndola, en algunos aspectos en lo contrario.

Parece que con la edad las cosas totalmente insignificantes toman un valor desproporcionado, como si una caja de zapatos valiera millones de dólares y al perderla se acabara el mundo. No intentes hacerle entrar en razón, crees que toda esa basura no sirve para nada… ¿o si?, te aseguro que si, mi abuela seria capaz de encontrarle utilidad a un saco lleno de arena en medio del desierto :-)



Recuerda las 10 cosas que debes saber antes de convivir con el Alzheimer

Al final, aparte de estas cosas, que tampoco tienen mucha importancia con lo que en realidad ocurre, más vale quedarse con la experiencia, establecerlo como algo totalmente aparte y no dejar que nos afecte demasiado y así poder centrarnos en hacerlo lo mejor posible ya que para eso estamos ahí, para cuidar y hacer compañía. Recuerda lo que dije en 10 cosas que debes saber antes de convivir con el Alzheimer. Y mucho ánimo. Ojalá la sociedad reconozca algún día nuestra labor…

 

Añadir Comentario

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.