Kentia - Howea Forsteriana


Este género de palmeras es originario de la isla de Lord Howe en el pacífico. Es la palmera más utilizada en los hogares como planta de interior y si se cuida de manera adecuada puede durar muchos años.

Un ejemplar desarrollado alcanza con facilidad los 2 metros de altura y sus elegantes hojas, divididas en muchos foliolos largos, estrechos y arqueados hacen un efecto de abanico muy atractivo.

Esta palmera debe estar en un sitio claro, aunque tolera bien la sombra, lo que nunca soportará es la luz del sol directa ya que la quemaría en cuestión de horas. Si se encuentra en un  lugar poco soleado crecerá muy lentamente.

A pesar de que es una planta con fama de fácil de cuidar, no conozco ejemplar que no pierda las hojas continuamente salvo que se riegue de manera adecuada. Lo normal, bajo mi experiencia es que se sequen hojas, sobre todo en verano, y acabe por desesperar hasta el más paciente, pero la Kentia como el ave Fenix, resurge de sus cenizas sacando hojas nuevas. El secreto para su correcto cuidado está precisamente en el riego y no hay mejor sistema para regar este tipo de plantas que los sistemas de riego por capilaridad (maceteros de auto riego o un sistema más práctico el comercializado por Riego doméstico).







 
 



 





 

 







Kentia

 

Cuidados de la Kentia

Luz y situación
Lugar umbroso, preferiblemente, NUNCA LUZ SOLAR DIRECTA

Temperatura
Cálida entre 14 y 18 grados en invierno

Riego de la kentia
moderado pero uniforme. Como ven es difícil de acertar así que, mejor un sistema de riego por capilaridad.

Observaciones
Limpiar el polvo de las hojas de vez en cuando con un paño húmedo.

Dificultad
Si se acierta con el riego, fácil, si no es una de las plantas más difíciles de mantener entera.

 

Búsqueda personalizada
comments powered by Disqus
Compartir en Facebook
Twitter
Google
LinkedIn
Email