Decoración de la entrada de una casa

El vestíbulo es lo que crea la primera impresión, siempre tan importante; pero también suele ser el lugar de la casa donde dejamos tirados un montón de trastos: montones de zapatos, abrigos, bolsos, etc. Hay dos opciones: o bien pasarse un buen rato moviendo todas estas cosas al lugar en el que deberían estar o crear un sistema que permita que se queden ahí sin dar al vestíbulo un aspecto de desorden. Esto último puede ser complicado en un espacio que suele ser pequeño y con poca luz.

Si eliges colores pálidos, el vestíbulo parecerá más iluminado y acogedor, pero se manchará y llenará de marcas con más rapidez. La otra opción es elegir un color realmente llamativo. La gente no se queda mucho rato en el vestíbulo, por lo que se puede elegir un color más atrevido que para otras habitaciones. No obstante, deberás combinar los tonos del vestíbulo con los de las habitaciones a las que da paso; esto ayudará a dirigir la vista hacia el interior de la casa.

La entrada de una casa es el primer sitio que los invitados verán después del jardín de entrada. Y si intentas vender la casa es tu oportunidad de convencer a los posibles compradores de que hagan una oferta; después de todo, se supone que el comprador medio toma una decisión en ocho segundos. En las casas familiares, disponer de suficiente espacio de almacenamiento en el vestíbulo suele ser determinante para la venta.

Si dispones de un vestíbulo grande o con una ventana, el trabajo será más sencillo. En cualquier caso, el truco está en sacar el mayor partido posible a lo que tienes. Puedes quitar el pasamanos de la escalera para crear más sensación de espacio, abrir el armario, o colocar algunas estanterías. En casas pequeñas, un escritorio empotrado puede convertirlo, incluso, en espacio de trabajo. Colocar un espejo encima de una cajonera en la entrada es otro truco que dará una sensación de mayor espacio.

Una opción más cara es reconstruir toda la escalera, colocando debajo cajones para almacenar zapatos y bolsos. Pero si no quieres llamar a unos albañiles, no desesperes: hay muchas soluciones de almacenamiento.

Fuente: The Independent Interiors

Añadir Comentario