Como elegir una cama

Las camas pueden ser especialmente caras. Sabemos que hay que gastar todo lo que se pueda en el colchón, pero también hay que tener en cuenta la base sobre la que se apoya. Si un colchón muy caro no tiene un soporte adecuado la espalda no estará bien y será malgastar el dinero.

Veámoslo de otra forma: podemos pasar unos 25 años de nuestra vida en cama, así que una cama de 2.000 euros utilizada durante 10 años equivale a unos 55 céntimos por noche.

La siguiente pregunta que surge es qué tipo de cama comprar. Hay mucha información acerca de los diferentes tipos de colchones, pero ninguno de ellos tiene nada que ver con el diseño de tu casa, por lo que vamos a observar únicamente las bases.

Canapés: su popularidad radica en que suelen ofrecer un amplio espacio de almacenamiento, a pesar de que estéticamente no son la mejor opción. Pero llega un punto en el que se valora la comodidad por encima del estilo.

Según el Sleep Council se pueden dividir en cuatro tipos:

  • Soporte con muelle consiste en un muelle dentro de un armazón que soporta el colchón de forma uniforme y actúa como un amortiguador gigante, prolongando la vida del colchón.

  • Superior rígido tiene un tablero superior rígido, a menudo hecho de madera, que será más barato y firme que una base sprung edge.
  • Soporte firm tiene menos muelles y más grandes dentro de un armazón de madera.
  • Los de tablillas flexibles utilizan maderas blandas en un marco para permitir un pequeño movimiento. Se puede ajustar la tensión de algunas de las tablillas para adaptarlas a las necesidades de cada uno.

Algunos fabricantes se han dado cuenta de las limitaciones de los canapés en cuanto a estilo, y han empezado a introducir cabeceros en piel y otros tapizados.

Somieres: están ganando popularidad, debido sobre todo a los numerosos estilos disponibles, entre ellos, madera, hierro, tapizado en piel, etc. Según The Sleep Council, actualmente equivalen al 40% del mercado.

Los somieres soportan el colchón con tablillas de madera. El espacio entre las tablillas no debería ser superior a 7,6cm, ya que cuanto mayor es el espacio menos actúan de soporte. Las tablillas pueden ser rígidas o ajustables. Con las rígidas la cama será mucho más firme, pero es perjudicial para el colchón, que tendrá que realizar el solo todo el trabajo de ajuste a los movimientos y el peso de la persona. Las tablillas flexibles colaboran con el colchón, prolongando su vida, y el espacio entre ellas actúa de ventilación.

Consejos para comprar una cama:

  • El término “ortopédica” simplemente significa que la cama es mucho más firme. No está basado en ningún estándar médico
  • Reduce las opciones a dos o tres, y pasa un mínimo de 10 minutos sobre cada una de ellas adoptando las posiciones en las que sueles dormir. Si estás comprando un somier sin colchón, pide al vendedor que coloque sobre él un colchón de las mismas características que el tuyo, para que puedas ver si es cómodo.
  • Un modo de comprobar si el colchón es demasiado duro o blando es acostarse boca arriba, con las manos en los riñones e intentar mover los dedos. Si es muy fácil moverlos, puede que la cama sea demasiado dura, mientras que si nos resulta muy difícil, probablemente es demasiado blanda.

Fuente: The Independent House and Home