7 errores comunes en la iluminación de una casa

A la hora de determinar el grado de habitabilidad de una vivienda, se tienen en cuenta factores como el espacio, la distribución, las instalaciones, la zona donde se encuentra la vivienda…

Entre todos esos factores, hay un factor que es igual de importante que el resto, pero al cual no se le suele prestar demasiada atención. Este factor es el de la luz.






A la hora de elegir la iluminación de nuestra vivienda (con esto nos referimos a luz artificial, ya que la luz natural dependerá de la distribución de ventanas y balcones en la vivienda), solemos cometer varios errores que conviene evitar.

7 errores comunes en la iluminación de la casa y como evitarlos

  • 1.- Depender de una sola fuente de luz

La clave para una buena iluminación en la casa, es segmentar la luz por diferentes alturas. 
“No dependas de una sola fuente de luz. En vez de eso, trata de combinar luces bajas (lámparas, flexos, luces de mesa…), con luces altas (luces de techo o simplemente por encima de nuestra cabeza)” dice Alan Tanksey.

“Las casas repletas de luz caliente atraen a la gente y promueven la intimidad”.

  • 2.- Utilizar “luz de techo” con demasiada intensidad

“No hay nada peor que una luz brillante que te haga sentir como si estuvieras en un escenario” dice Barclay Butera. Barclay recomienda utilizar reguladores de intensidad o bombillas blancas suaves en todas las habitaciones (incluido el baño).

  • 3.-No pensar en Vatios

Cuantas más opciones tengamos en la iluminación,  mejor podremos adaptar nuestro entorno para la ocasión:
  1. Para cenar, necesitamos luz suficiente pero no intensa, así que 60 watts de potencia es más que suficiente para el comedor.
  2. Para leer necesitaremos mayor intensidad de luz de modo que 75-100 watts para la sala de estar, estaría bien. 
  3. El baño necesita iluminación de techo y lateral. Mantén la potencia de la luz de techo en 75 watts y la lateral en 60 watts.

  • 4.- Abusar de iluminación empotrada

La iluminación empotrada hay que utilizarla con precaución ya que si nos pasamos nuestro techo acabará pareciendo un queso gruyere. 
En cuanto al tipo de luz, es demasiado intensa y plana para las zonas habitables de la casa, así que limítate a colocarlas en sitios como el baño o la galería.

  • 5.- Olvidarnos de los reguladores de luz

“La luz lo es todo. La luz crea ambiente, drama e intriga en una habitación. La forma mas sencilla de conseguir este tipo de ambiente de intriga, o drama (dependiendo de lo que queramos proyectar), es utilizando reguladores de intensidad.” dice Matyn Lawrence.

  • 6.- Interruptores de luz en lugares erroneos

Los interruptores de luz se colocan a una altura media de 90 cm por encima del suelo (por norma general). De esta manera no se entremezclan con el arte de nuestras paredes y demás accesorios que podamos tener expuestos en la pared. También se colocan a 5 centímetros (aproximadamente) del marco de la puerta por la misma razón.

  • 7.- Olvidarnos del ropero

Tu ropero también necesita de tu atención. Por la mañana cuando aún no hay mucha luz natural, resulta difícil distinguir las distintas prendas de ropa (especialmente las del mismo color). Una luz empotrada en el ropero, ayuda a distinguir las distintas prendas de ropa mucho más fácilmente, y por tanto, nos ayudara a ahorrar tiempo y a vestirnos mejor.