Una terapia para el cáncer de próstata podría aumentar el riesgo de Alzheimer

Un tipo de terapia para el cáncer de próstata podría aumentar el riesgo de enfermedad de Alzheimer.

 
La terapia de deprivación androgénica (o TDA) es una terapia común para el cáncer de próstata que reduce los niveles de la hormona masculina testosterona y que parece que podría aumentar el riesgo de desarrollar Alzheimer más tarde.

Una terapia para el cáncer de próstata podría aumentar el riesgo de Alzheimer

Más propensos a sufrir Alzheimer.

La terapia inhibe la producción de andrógenos, las hormonas masculinas que normalmente ayudar a estimular el crecimiento de las células de la próstata, incluyendo las cancerosas. Pero la reducción drástica de los niveles de andrógenos también puede producir efectos secundarios adversos.

Según los resultados de un nuevo estudio, uno de estos efectos adversos podría ser una mayor tendencia a sufrir Alzheimer.

El nuevo estudio ha encontrado que los hombres que reciben terapia de deprivación de testosterona para el cáncer de próstata son los más propensos a ser diagnosticados con la enfermedad de Alzheimer en los años siguientes al inicio del tratamiento.

Estos resultados son consistentes con otros estudios que demuestran que unos niveles bajos de testosterona pueden debilitar la resistencia a las enfermedades neurodegenerativas. También se sabe que unos bajos niveles de andrógenos, principalmente testosterona, parecen estar vinculados con obesidad, diabetes, depresión, impotencia, enfermedades del corazón y presión arterial alta.

En el estudio, participaron casi 17.000 pacientes con cáncer de próstata, de los cuales 2.397 pacientes habían sido tratados con terapia de deprivación de andrógenos durante casi 3 años.

Al compararlos con pacientes que no habían recibido este tipo de tratamiento, encontraron que los hombres que se sometieron a la terapia de deprivación de andrógenos fueron significativamente más propensos a ser diagnosticados con la enfermedad de Alzheimer en los años siguientes al inicio de su terapia hormonal.

Concretamente, eran aproximadamente 88% más propensos a ser diagnosticados con la enfermedad de Alzheimer que los hombres que no tenían la terapia.

Posibles causas.

La testosterona ayuda a proteger las células del cerebro. Esto sugiere que unos niveles más bajos de la hormona podría reducir la resistencia a los procesos que conducen a la enfermedad de Alzheimer.

Hay estudios que sugieren que unos niveles bajos de testosterona tienen efecto sobre la producción de proteína beta amiloide, una proteína defectuosa que se desarrolla en el cerebro de personas con enfermedad de Alzheimer.

O incluso que puede existir la posibilidad de que la falta de testosterona tenga un efecto indirecto promoviendo la diabetes, la aterosclerosis y otras condiciones relacionadas con mayor riesgo de Alzheimer.

Nead KT, Gaskin G, Chester C, Swisher-McClure S, Leeper NJ y Shah NH. Journal of Clinical Oncology  (2015). Más información.

Seguir leyendo: 

Añadir Comentario