Los niños de padres divorciados son más propensos a tener sobrepeso

 
La obesidad es más frecuente entre los niños de padres divorciados.
 
Una investigación ha encontrado que los niños de padres divorciados son un 54% más propensos a tener sobrepeso u obesidad, y un 89% de tener obesidad abdominal (exceso de grasa alrededor de la cintura) que los niños de familias con padres casados.
 
El estudio analizó los datos de más de 3.000 estudiantes noruegos a los que se les midió el peso, la altura y la circunferencia de la cintura, con los que se calcularon el índice de masa corporal e índice cintura-altura. También se reunieron datos sobre el estado civil de los padres de los niños. 
 
Se encontró que entre los 8 y 9 años de edad, hay más niñas con sobrepeso que niños, independientemente del estado civil de sus padres.

 

 
Pero aunque no se encontraron pruebas de que los niños sean más propensos que las niñas a tener problemas de peso después del divorcio de sus padres, los datos mostraron que los niños con padres divorciados eran 63% más propensos a tener sobrepeso u obesidad, y 104% más propensos a tener obesidad abdominal, que los niños cuyos padres permanecieron casados. Mientras que las niñas con padres divorciados eran 34% más propensas a tener sobrepeso ​​que las niñas cuyos padres aún estaban casados​​. 
 
Los resultados muestran cómo el cambio en la estructura cotidiana que se produce durante un divorcio puede afectar a la conducta alimentaria y a los niveles de actividad física de un niño.
 
Temas relacionados con: Los niños de padres divorciados son más propensos a tener sobrepeso.