De Ratones y Hombres de Miguel del Arco

De ratones y hombres desde mi punto de vista supone un punto de inflexión a lo que me tenía acostumbrado Miguel del Arco. Conocimos a Miguel por su paso en Elx con La función por hacer, y después no pudimos resistirnos a ver Veraneantes en el Teatro en el que fue concebida, en el Teatro Abadia.

Leí algunas criticas acerca de Veraneantes que les hubiese gustado ver algo más arriesgado por hacer después de La función por hacer. Bien, pues en el Teatro Español tenemos algo totalmente diferente… ¿O no? 
Esta vez De ratones y hombres no es una adaptación de otra obra teatral, es una novela de John Steinbeck ganador del premio nobel de Literatura. Esta obra, aquí en España desconocida, pero en EEUU es uno de los libros que se enseña en las aulas, y a la vez de los más cuestionados del Siglo XXI.
En el escenario de Miguel la oscuridad, las sombras, el sonido de maquinas cubren todo el universo De ratones y hombres y dejan ver una historia de amistad entre dos hombre en una época (la Gran Depresión) en la que cada uno vivía su vida, sin contar con nadie.
Dos actores muy grandes Fernando Cayo y Roberto Álamo que sorprenderán en registros tan poco habituales. En especial Roberto, que dibuja un Lennie perfecto. Alguien rudo, grande, que puede asustarte, pero que a la vez es la victima de una historia de humanos.
También me llamarón mucho la atención Eduardo Velasco,  Diego Toucedo junto con la única mujer Irene Escolar. Estos tres le dan una gran dosis de realismo a cada una de las palabras que dicen. Y para mi en eso consiste el teatro, en creérmelo. A excepción de la escena en la que Diego y Roberto se pelean, donde los sonidos de los golpes sonaron muy falsos.
Al principio dejaba en el aire, que tal vez el Teatro de Miguel del Arco no haya cambiado tanto, tal vez tan solo en la forma… ¿Por qué lo digo? En las tres obras creadas por el que yo he visto, hay un factor común, y es el trasfondo de análisis social que nos plantea Miguel. Mi cabeza se pone a 200 por hora, a pensar, a relacionar, a sacar conclusiones, pero no solamente viendo el montaje, días después te quedas pensando:
¿Por qué George le hizo eso a Lennie?
Sin lugar a dudas estamos delante de un imperdible. De Ratones y Hombres no te golpea tan fuerte como La función por Hacer, ni te plantea tus propias creencias políticas o consumistas como en Veraneantes, te habla de algo tan simple como la Amistad entre una persona y otra cuando no tienen nada

Para más información // Sobre la Gira //  Web de Concha Bustos
Otros que también han escrito // Una butaca con vistas // En un Entreacto // Enrique Centeno