Los últimos cuartetos de Beethoven numero 2

El Grosse Fugue consiste en un solo movimiento aunque originalmente iba a ser el último movimiento de su cuarteto Opus 130. Pero su editor le convenció a suavizar su impacto añadiendo un nuevo final así que Beethoven decidió que el Fugue seria un cuarteto solo como su Opus 133. Hay cuatro secciones en esta obra de veinte minutos así que en la partidura parece una sonata.

Es una obra difícil y problemática para mí – con sus demandas técnicas para los músicos además que su carácter introspectiva. Pero también merece la pena escucharla y cuanto mas veces la escucho menos complicada me parece. Es música que tienes escuchar en directo para apreciarla totalmente. Como cualquier obra de música, lo que dan o no los músicos forma para de la ocasión. Es una pena que mi copia de esta obra no es estéreo y no da la impresión de cuatro músicos en conversación como debería.

La overtura desarrolla con sus cambios dramáticas como un grito para llamar la atención…¿y quizás para pedir ayuda? Hay algo conmovedora sobre la brutalidad de la música como si Beethoven esta luchando con enemigos desconocidos pero que quiere que sepas que el será el ganador. Una de las primeras representaciones fue recibida por el público con poco entusiasmo y Beethoven les definió como ¡vacas y burros! Claramente para el fue una obra importante y todo llego de su mente al papel sin el lujo de poder escucharlo porque en esta época ya estaba completamente sordo.

Ahora se considera la obra como uno de sus logros mas importantes. Stravinsky dijo que fue ‘una obra completamente contemporánea que permanecería contemporánea para siempre’. Su reputación como formidable y difícil de apreciar ignora los temas hermosos y pensativos que llegan de la energía violenta de esta obra y que parecen influir en el final de la obra que esta lleno de vida y esperanza.

Un comentario que el Grosse Fugue marca el final del periodo clásico en la música y el principio de la música moderna es un poco banal pero si creo que este música dejo paso para el futuro de la música clásica.

B.R.
*Recientemente un librero en una escuela religiosa en las afueras de Philadelphia ha encontrado una partidura escrita a mano del Opus 133. La partidura de ochenta páginas tiene la fecha de 1826 (el año antes de la muerte de Beethoven) y esta escrita a mano lleno de correcciones y anotaciones.