Telefónica y el mercado de Internet en España

A finales de la década de los noventa muchas empresas españolas vieron la necesidad de posicionarse en Internet como sector estratégico. Telefónica a la cabeza lideró este proceso con un planteamiento supranacional que sufriría un fuerte revés como consecuencia de la burbuja de las punto.com. El elevado coste que suposo para Telefónica y otras empresas su aventura por Internet fue un factor restrictivo para el despegue de nuestro mercado. Para los operadores, este último se redujo a la venta de banda ancha para los usuarios.

Hoy con la compra de Tuenti, Telefónica vuelve a indicar a los inversores que Internet es un sector etratégico, al tiempo que subraya la necesidad de orientarse hacia fórmulas de futuro -en este caso, redes sociales-, incluso cuando el mercado internacional no ha respaldado la viabilidad de estas plataformas con la generación de beneficios relevantes (facebook con 500 millones de usuarios en todo el mundo aun no ha encontrado su modelo de negocio).

La inicitiva de Telefónica debe encuadrarse también en la necesidad de afianzar a España dentro del mercado internacional de Internet. Pese a la existencia de un mercado de hispanohablantes de más de 400 millones de personas, hasta el momento no abundan inciativas de inversión en un mercado mundial en el que cada vez más las empresas de referencia (Google, Yahoo, Microsoft, Amazon, Ebay, Facebook…) dominan de forma rotunda los mercados locales.

Por último, hay que determinar la necesidad de este tipo de apuestas en el marco de los necesarios “efectos demostración” para la empresas no tecnológicas en España. Apostar por Internet es apostar por políticas innovadoras y por la supervivencia de la empresas en los próximos años.