Prohibido trabajar más de la cuenta

A pesar de lo que muchos piensan, el mundo del derecho no es estático, sino cambiante, y en ocasiones, incluso sorprendente.

Si hasta ahora lo normal era que se produjeran despidos por no alcanzar las metas impuestas en el trabajo y no rendir lo suficiente, ahora nos encontramos con un caso en el que un trabajador ha sido despedido por trabajar más tiempo de lo estipulado en su contrato de trabajo. 

En concreto, la cadena de supermercados Lidl ha despedido a uno de sus trabajadores tras descubrir que éste acudía a su lugar de trabajo y comenzaba su jordana laboral antes de lo establecido en su contrato.

despedido-por-trabajar-mas

El trabajador era gerente en una tienda de la cadena de supermercados alemana que se encuentra sita en Barcelona, siendo la práctica habitual de este señor abrir la tienda con una hora de antelación con el fin de tenerla lista para cuando llegaran los clientes, y así cumplir con los objetivos de venta de la cadena. Sin embargo, dicha práctica parece que no le gustó demasiado a la Administración de la cadena alemana y, antes de verano, despidieron a este trabajador.

La empresa fundamentó el despido en que el trabajador accedía al local mucho antes del horario laboral estipulado y, además, trabajaba sin fichar. Por otro lado, la empresa también manifiesta que recibió quejas del resto de los trabajadores a los que este señor sugería que también llegaran antes de comenzar la jornada laboral.

En consecuencia, Lidl alega que esta práctica vulnera la política de la empresa de que cada minuto de trabajo debe quedar registrado y pagado. También se basaba en las posibles consecuencias, tanto para el trabajador, como para la empresa, si el trabajador despedido hubiese sufrido un accidente durante el tiempo que trabajaba sin fichar, fuera del horario laboral.

Por otro lado, el trabajador ha decidido interponer demanda de despido improcedente alegando que sus empleadores nunca le comunicaron que no podía llegar antes de la apertura y, también, desmiente que presionase al resto de sus compañeros. Además, su defensa alega que su única intención era que la tienda funcionara correctamente, siendo la única beneficiada la empresa.

Los despidos fundados en estas causas no suelen ser muy habituales en la práctica y, es más, resulta sorprendente que un trabajador pierda su puesto de trabajo por el hecho de haber trabajado más de la cuenta. Sin embargo, parece que se excusa en la posible responsabilidad de la empresa frente a las horas trabajadas y no estipuladas en el contrato laboral. Y es que, la empresa en cuestión es responsable de la realización de las horas que sus empleados hagan de más y que no estén establecidas en el contrato laboral. Es decir, la empresa tendrá que responder de las sanciones que se le impongan por no cumplir con la normativa laboral, ya que, como ocurre en el presente supuesto, el trabajador durante las horas trabajadas fuera de su jornada laboral ni ha estado dado de alta en la Seguridad Social, ni ha fichado, ni le han pagado. Por tanto, resultan evidentes las consecuencias negativas que conlleva esta práctica comúnmente utilizada para las empresas.

En conclusión, es evidente que este caso es consecuencia de una hiperregulación de las relaciones de trabajo, que ha dado como resultado este sinsentido: ser despedido por trabajar más de la cuenta. 


One Response

  1. Mercedes Carolina 10 meses ago

Añadir Comentario