Reducción en los precios de vuelos de Ryanair

La aerolínea de bajo coste Ryanair afirmó que los beneficios totales anuales se verían influenciados por la medida agresiva de tirar los precios para atraer a los viajeros apurados de dinero.

El grupo, con el extravagante Michael O’Leary a la cabeza, señaló que ahora se esperan los beneficios netos anuales dentro de la franja más baja de las previsiones del mercado, entre los 200 millones y los 300 millones de euros.

Ryanair redujo los precios una media de un 13% durante los tres meses previos al 30 de junio, lo que hizo que los ingresos llegasen un tanto ajustados, aunque unos costes de combustible considerablemente inferiores ayudaron a incrementar los beneficios hasta siete veces.

Ryanair, que la semana anunció que recortaría el 40% de sus servicios de invierno desde Stansted, presentó unos beneficios netos para el primer cuatrimestre de 136,5 millones de euros, un 550% más elevados gracias a la caída en el precio del combustible.

Sus ingresos cayeron ligeramente un 0,3%, hasta los 774,7 millones de euros, pero las cifras de pasajeros aumentaron un 11% y Ryanair también incrementó un 13% sus ingresos “complementarios”, como los recargos extra por equipaje facturado o por pagar con tarjeta de crédito, que alcanzaron los 165,3 millones de euros.

O’Leary afirmó: “Gracias una reducción del 13% en los precios medios incrementamos el tráfico un 11%, lo que supuso un sólido rendimiento en plena recesión, cuando muchos de nuestros competidores estaban recortando sus vuelos, perdiendo tráfico y presentando unas pérdidas cada vez mayores”.

Los costes de combustible fueron un 42% más bajos que el año pasado, en el que la burbuja del precio del petróleo golpeó duramente a las aerolíneas.

Ahora, Ryanair dispone de una cobertura eficaz, al haber realizado un seguro para justar los precios del combustible el próximo año, con el objetivo de disfrutar de un ahorro anual de 460 millones de euros.

La aerolínea irlandesa, que inició su andadura en 1985 con un solo avión de 15 plazas, espera que su modelo “sin extras” le ayude a sacar ventaja de las ansias de precios baratos de los consumidores.

El sector se ha encontrado con una caída repentina del turismo global debido a la recesión y al declive en el gasto de los consumidores.

Su rival British Airways está, según ha anunciado ella misma, “luchando por sobrevivir” y presentará también esta semana las cifras de su primer trimestre, que se espera muestren unas pérdidas de alrededor de 100 millones de libras (un récord para el período).

Por su parte, O’Leary ofreció una visión positiva de la propuesta de reducción de precios de su compañía, afirmando que Ryanair será “la única aerolínea europea importante en presentar un aumento de beneficios y pasajeros este año”.

Fuente: The Independent