Pérdidas de Ryanair

El intento de Ryanair de comprar a su rival irlandesa Aer Lingus ha fracasado después de que la mayor aerolínea económica de Europa informase de sus primeras pérdidas en 20 años.

La aerolínea económica Ryanair, una de las más rentables del mundo, se ha visto arrastrada a unas pérdidas de 180,5 millones de euros por la depreciación de 222,5 millones de euros (un 29,8%) en su participación en Aer Lingus y otras cargas relacionadas con el rápido crecimiento de su flota.

El presidente de Ryanair, Michael O’Leary, lanzó una segunda OPA por Aer Lingus el año pasado, pero ésta fue rechazada por el gobierno irlandés y los sindicatos, que en conjunto controlan alrededor del 40% de la aerolínea; ambos se mostraron firmes en su idea de no vender la aerolínea uno de los operadores más agresivos del mercado. Este rechazo dejó a O’Leary como mero espectador e impotente ante el rápido deterioro experimentado por Aer Lingus a lo largo del último año.

A pesar de registrar unas pérdidas auales que colocaron a Ryanair al mismo nivel que sus competidores, O’Leary se mostró altivo acerca de las perspectivas de la compañía para este año y afirmó que planea al menos duplicar sus ganancias netas (después de la deducción de impuestos) hasta 200-300 millones de euros.

“En este entorno de recesión pretendemos seguir ofreciendo a los consumidores europeos… el mejor precio, al igual que Aldi, Lidl, IKEA y McDonalds lo hacen en sus respectivos sectores”, señaló O’Leary.

Por su parte, Ryanair continúa siendo rentable si dejamos a un lado la incursión en Aer Lingus, aunque muestra cicatrices por la recesión. La aerolínea tuvo unos beneficios brutos (sin descontar impuestos) de 93,6 millones de euros para este año hasta el 31 de marzo, una caída importante en comparación con los beneficios de 529 millones de euros que obtuvo en el mismo período del año anterior. Los ingresos aumentaron un 8% hasta los 2.900 millones de euros, impulsados por un aumento en el número de pasajeros de 50,9 millones a 58,5 millones. El crecimiento de pasajeros superó la crisis porque Ryanair bajó los precios un 8% con el fin de llenar su flota de 181 aviones Boeing.

La competencia de Ryanair, easyJet, está enredada en sus planes de expansión, pero la aerolínea dublinesa ha reiterado su determinación de crecer a velocidades de vértigo. También señaló que planea ampliar su base de clientes hasta los 67 millones este año recortando los precios medios un 20%, añadiendo recargos como tarifas de facturación obligatorias. Ryanair afirmó que su fortuna en efectivo de 2.300 millones de euros todavía continúa creciendo, en enorme contraste con las de BA y Aer Lingus, que están quemando su efectivo en sostener modelos de negocio con una dependencia mucho mayor de rutas caras de largo recorrido.

Ryanair es más rentable que los operadoresde largo recorrido porque mantienen sus aviones en el aire todo lo posible a diario y llena al máximo los aviones con pasajeros que pueden no pagar mucho por sus billetes, pero aumentan los beneficios pagando por añadidos com la facturación de su equipaje, la comida o la contratación del hotel. Los costes se mantienen bajos comprando aviones con un bajo consumo de combustible en grandes cantidades para obtener descuentos importantes, recortando los costes de transporte de equipaje al restringir la cantidad de equipaje mediante la aplicación de unas tarifas de facturación elevadas y volando aeropuertos menos conocidos que tienen tarifas de aterrizaje más baratas.

Fuente: The Guardian Business