Comida a bordo en los vuelos baratos

The Guardian nos ofrece esta interesante valoración de la mejor – y la peor – oferta de comida a bordo de las aerolíneas de vuelos baratos.

Comida en vuelos de Ryanair
Tiene el menú más amplio de las aerolíneas de bajo coste. Todo tipo de sándwiches (no son baratos, 4,50 libras – ver conversor de divisas al final del artículo) y burritos (5,35 libras) sabrosos y adecuados a cada estación. Pero para los que les gusta comer a bordo, lo mejor es la hamburguesa con queso (4,50 libras). Una combinación de pan, hamburguesa y queso naranja recalentados puede no sonar muy bien, pero una vez preparada y acompañada de ketchup sabe tan bien como lo que podríamos encontrar en cualquier cafetería buena. No así las “pizzas baguette” que tienen un olor extraño y ningún atractivo culinario.

Comida a bordo en los vuelos BMI Baby
La Baguette de beicon (3,50) es su plato más popular: bacon ahumado cortado muy fino en una baguette semicocinada en el avión y tostada en el momento de servir. Para los que desean algo mas contundente, hay un plato de chili con carne acompañado de arroz de Camargue (6,50 libras con cerveza o vino incluido). El envoltorio cuenta una maravillosa historia sobre el origen de la carne que dice procede de vacas felices; lo que sí es cierto es que conserva un sabor excepcionalmente fuerte, pero lo mejor de un buen chilli es cómo mejora con el tiempo; una comida bien preparada que mejora con el almacenamiento y el proceso de recalentado. Por otra parte la oferta de sandwich no es buena – la mayoría son insípidos y uno de queso con mozzarella caliente que huele a plátanos.

Comida a bordo en vuelos de Monarch
Ofrece toda una variedad de aperitivos desde 3 libras, sándwiches a 3,50 libras y platos calientes a la antigua usanza en bandejas de aluminio por 6 libras. Dispone de un plato de salchicha y puré de patatas con una sabrosa salsa que hace las delicias de los viajeros, aunque hay que admitir que el recipiente no ayuda a que tenga muy buen aspecto. La salchicha tiene una textura suave y está aderezada con picante, pero la mejor opción son los vegetales thai al curry. El proceso de recalentado da al aroma tiempo para elaborar una especia de alquimia que únicamente se manifiesta cuando se retira la tapa, liberando un fuerte olor a limoncillo y galanga. Recibe una puntuación bastante elevada por su desvergonzado aire retro y por mantener un precio bastante asequible.

Comida a bordo en vuelos de Easyjet
El pequeño menú de Easyjet pretende ofrecer un “restaurante en el cielo”. La baguette de pollo y ensalada realmente fresca (3,50 libras) y el “ploughman’s” de queso y pickle (3,50) sin duda no tienen nada que enviadiarle en frescura a los de cualquier establecimiento de tierra firme. No obstante, también hay que tener en cuenta el “Croque Monsieur”, denominado en la carta como el fundido de queso y jamón más británico (3 libras), que cuenta con una capa superior espectacularmente gruesa de bechamel, salpicada con una buena mostaza que, al recalentar, evita que se seque y hace que el resultado sea estupendo. Los sándwiches normales, en cambio, no son tan buenos, con unos fantásticos ingredientes, bien frescos, pero totalmente desprovistos de sabor.

Comida a bordo en los vuelos de Flybe
Con diferencia la comida más fresca de todas. Tres de los mejores sándwiches británicos –el de ensalada de pollo, el de chutney y queso y el BLT con beicon, lechuga y tomate – cuestan 3,75 libras y están excepcionales, sin duda mucho mejor que algunos de los que compramos en tierra. El de chutney tiene un ligero sabor dulzón. La sopa, en cambio, deja bastante que desear.