Beneficios de Ryanair en 2008 disminuyen

El presidente de Ryanair Michael O’Leary señaló que la aerolínea de bajo coste estaba pensando en ofrecer vuelos a EEUU por 8 libras, tras haber experimentado una caída de cerca del 50% en sus beneficios netos del primer semestre fiscal, lo que achaca al elevado coste del petróleo.

O’Leary declaró que la aerolínea estaba ganando clientes de otras compañías rivales como British Airways, con un aumento próximo 20% en las cifras de pasajeros, llegando a alcanzar los 31,6 millones a lo largo del período.

La aerolínea obtuvo unos beneficios netos de 214,6 millones de euros en los seis meses previos hasta septiembre, un importante descenso con respecto a los 407,6 millones de euros del año anterior. Durante el período los costes de combustible se incrementaron más de un 100%. Según O’Leary, la reciente caída en los precios del petróleo implica que cubrirían gastos al completar el año, y añadió que los beneficios netos “volverían a subir con fuerza” el próximo año.

El elevado precio del petróleo ha ejercido una presión sin precedentes sobre las aerolíneas y el presidente de BA, Willie Walsh, llegó a advertir en septiembre que 30 aerolíneas podrían quebrar antes de Navidades. O’Leary predijo el precio del petróleo, que alcanzó su máximo en julio con 147 dólares, y desde entonces ha ido descendiendo hasta unos 68 dólares, pudiendo llegar a los 50 dólares este año.
O’Leary prometió que la aerolínea continuaría realizando unas ofertas de vuelo “agresivas” como la campaña actual de 1 millón de asientos a 10 libras.

El elevado precio del petróleo durante este año ha provocado una ola de consolidación en el sector de las aerolíneas: por ejemplo, actualmente, BA está negociando una posible fusión con la aerolínea española Iberia. Según O’Leary estas alianzas hicieron surgir oportunidades ya que las aerolíneas de mayor envergadura estaban centradas en el mercado de los vuelos de largo recorrido, dejando el mercado de los vuelos cortos a Ryanair.

Los planes para poner en marcha un servicio trasatlántico continúan parados ya que requerirían una importante inversión. No obstante, O’Leary señaló que la delicada situación de la cartera de pedidos de Boeing y Airbus podría conducir a algunos acuerdos sobre aviones.

Fuente: The Guardian