Un nuevo avión no tripulado puede robar información de los teléfonos móviles

La próxima amenaza para la privacidad podría estar sobre nuestra cabeza mientras caminamos por la calle.

Unos hackers han desarrollado un avión no tripulado capaz de robar los contenidos de un teléfono inteligente -desde sus datos de localización a su contraseña Amazon- y lo han estado probando en el cielo de Londres. La investigación se presentará la próxima semana en la conferencia de seguridad cibernética Black Hat Asia, que tendrá lugar en Singapur.

La tecnología incorporada en el avión no tripulado conocido como Snoopy busca dispositivos móviles con la configuración Wi-Fi activada y aprovecha una característica integrada en todos los teléfonos inteligentes y tablets: cuando los dispositivos móviles tratan de conectarse a Internet, buscan redes a las que ya han accedido anteriormente.

Es entonces cuando Snoopy puede entrar en acción: el avión no tripulado devuelve una señal haciéndose pasar por alguna de las redes a las que el teléfono ya se ha conectado anteriormente. Dos teléfonos separados entre sí 60 cm podrían establecer conexión con el avión no tripulado, cada uno de ellos pensando que se trata de una red Wi-Fi diferente y fiable.

Cuando los teléfonos se conecten al avión no tripulado, Snoopy interceptará todo lo que envíen y reciban, incluyendo los sitios que visitan, la información de las tarjetas de crédito introducidas o guardadas en diferentes sitios, los datos de ubicación, los nombres de usuario y las contraseñas. Cada teléfono tiene un número único de identificación, o dirección MAC, que el avión no tripulado utiliza para asignar el tráfico al dispositivo.

Los nombres de las redes que visitan teléfonos también pueden proporcionar información.
El investigador de seguridad Glenn Wilkinson, que desarrolló la tecnología junto con Daniel Cuthbert en los laboratorios SensePost Research Labs, afirma ser un hacker ético. El propósito de esta investigación es que la gente sea consciente de las vulnerabilidades de los dispositivos inteligentes.

La instalación de esta tecnología en aviones no tripulados crea una poderosa amenaza, dado que estos aviones se mueven y lo hacen, a menudo, fuera del campo visual de los peatones, lo que les permite seguir a la gente sin ser detectados.

Los usuarios se pueden proteger desactivando las conexiones Wi-Fi en sus dispositivos móviles y configurándolos para preguntar antes de conectarse a una red.

Fuente: http://money.cnn.com/2014/03/20/technology/security/drone-phone/