Conexión Wi-Fi ultrarrápida

Según un artículo publicado el 3 de abril de 2007 en Technology Review, una nueva lámina de metal podría ayudar a controlar la radiación de terahertzios y conducir a dispositivos inalámbricos miles de veces más rápidos que los actuales Wi-Fi.

Investigadores de la Universida de Utah han descubierto un modo de controlar la radiación de terahertzios con mayor precisión que nunca, sentando las bases para una nueva generación de dispositivos inalámbricos que puedan aprovechar las frecuencias no explotadas anteriormente. Aunque todavía faltan años para su comercialización, los routers y receptores que utilizan la radiación de terahertzios (que técnicamente oscila entre 100 gigahertzios y 10 terahertzios) podrían albergar más información en las ondas, incrementando unas mil veces la velocidad de los enlaces inalámbricos a Internet, señala Ajay Nahata, profesor de ingeniería informática y eléctrica que dirigió la investigación.

Nahata y su equipo diseñaron una lámina perforada de acero inoxidable capaz de dejar pasar de forma selectiva a través de ella determinadas frecuencias de terahertzios, cancelando otras. De hecho, los investigadores han construido un sencillo filtro de terahertzios, posible precursor de los dispositivos de comunicaciones de este tipo.

La idea de utilizar una lámina perforada de metal y plasmones para filtrar de forma selectiva la luz en frecuencias específicas no es totalmente nueva, pero hasta ahora los científicos habían asumido que era necesario utilizar una matriz periódica y uniforme de agujeros para que funcionase. Sin embargo, lo que han demostrado los investigadores de la Universidad de Utah en el presente ejemplar de la revista Nature, es que no es necesario en absoluto que las perforaciones sean uniformes, lo que elimina muchas limitaciones y permitirá una gran libertad a la hora de diseñar filtros para varias frecuencias.

Los beneficios de las comunicaciones con terahertzios podrían ser enormes, especialmente en comunicaciones de corto alcance, como el interior de una habitación; en distancias mayores, la señal se pierde.

Nahata reconoce que los dispositivos de comunicaciones de terahertzios son todavía algo muy lejano, pero mientras tanto su trabajo puede ayudar a los investigadores a entender mejor la física de los terahertzios.

Fuente: Technology Review