Google llevará a cabo un experimento con globos Wi-Fi

Google se prepara para conquistar una nueva dimensión: la estratosfera. El gigante de Internet soltará 30 globos con alta tecnología en un ensayo diseñado para llevar Internet a lugares en los que la gente todavía no está conectada.

Los globos se enviarán este mes hacia el cielo desde la Isla Sur de Nueva Zelanda, como parte del primer ensayo de un sistema pionero denominado Proyecto Loon.

Según Google, “Proyecto Loon es una red de globos que viajan al borde del espacio, diseñados para ofrecer conexión a las personas en zonas rurales y remotas, ayudar a llenar los vacíos de cobertura y devolver la conexión a la gente después de un desastre”.

Google estima que dos tercios de la población mundial carece de un acceso rápido y económico a Internet. Así que, aunque suene a ciencia ficción, si tiene éxito, el proyecto podría marcar la diferencia para muchas personas de todo el mundo.

Unas imágenes del lanzamiento de un globo de ensayo publicadas en Google+ muestran uno flotando, misterioso y transparente, sobre unas montañas nevadas.

Según Google, una vez liberados, los globos flotarán en la estratosfera por encima de 60.000 pies (18.300 metros), dos veces por encima de los aviones y el tiempo. Su altura se controlará desde el “Loon Mission Control” (Control de a misión Loon), utilizando un software especial que les permitirá aprovechar las capas de viento en la dirección correcta y formar una red de globos.

Si todo va según lo previsto, alrededor de 60 personas a las que se les ha instalado una antena especial en sus hogares para la prueba deberían ser capaces de conectarse a la red de globos. La señal rebotará de globo en globo y, luego, irá a parar a Internet en la Tierra. Cientos de personas se podrán conectar a la vez a un globo.

Los envoltorios de los globos de superpresión, hechos a partir de láminas de plástico de polietileno, tienen cerca de 12 m de altura cuando están completamente inflados. Están diseñados para mantener un volumen constante y durar más que los globos meteorológicos.
Los globos están equipados con antenas con una tecnología especializada de radiofrecuencia, señala Google, y cada uno puede proporcionar conectividad a un área de terreno de cerca de 40 kilómetros de diámetro a velocidades comparables a las de un servicio 3G.

También llevan instrumentos para monitorizar las condiciones climáticas y que permiten seguirlos por GPS. Estos instrumentos funcionan con paneles solares, que almacenan el exceso de energía para funcionar por la noche. Todos tienen un paracaídas por si es necesario derribarlos.

Fuente: CNN