Transistores biodegradables

El silicio, un elemento semiconductor, es la base de la tecnología moderna, incluyendo los ordenadores y los teléfonos móviles. Pero según unos investigadores de la Universidad de Tel Aviv, este material se está volviendo obsoleto con rapidez en una industria que produce productos cada vez más pequeños y menos nocivos para el medioambiente.

El equipo ha combinado técnicas punteras de múltiples campos de la ciencia para crear unos transistores —semiconductores utilizados para dar energía a dispositivos electrónicos— basados en proteínas a partir de materiales orgánicos presentes en el cuerpo humano. Estos transistores podrían convertirse en la base de una nueva generación de tecnologías de tamaño nanométrico flexibles y biodegradables.

Trabajando con proteínas de la sangre, la leche y la mucosa que tienen la capacidad de autoensamblarse en una película semiconductora, los investigadores ya han logrado con éxito dar el primer paso hacia unas pantallas de visualización biodegradables y, ahora, pretenden utilizar este método para desarrollar dispositivos electrónicos completos.

La investigación se ha publicado en las revistas Nano Letters y Advanced Materials.

Fuente: PhysOrg