Nanotecnología y el desarrollo de vacunas

Científicos de la Universidad Estatal de Oregón (OSU) han desarrollado un nuevo “adyuvante” que podría permitir la creación de nuevas vacunas importantes, convertirse posiblemente en un vehículo universal para vacunas y ayudar a los expertos médicos a combatir muchas enfermedades con mayor eficacia.

Los adyuvantes son sustancias que no son inmunogénicas de por sí, pero potencian la respuesta inmunológica cuando se utilizan en combinación con una vacuna.

Sin embargo, debido a cuestiones de seguridad y toxicidad, solo hay un adyuvante vacuna –el hidróxido de aluminio o alumbre– que ha sido aprobado para su uso en humanos en los EEUU y se encuentra en vacunas comunes como la de la hepatitis B o la del tétanos. Aunque su uso está bastante extendido, el alumbre es comparativamente débil y solo funcionará con ciertas enfermedades.

El nuevo adyuvante está basado en nanopartículas preparadas con lecitina, un producto alimentario común. En modelos animales, ayudó a los antígenos proteicos a inducir una respuesta inmunológica más de seis veces más fuerte que cuando se utilizó alumbre. Los investigadores mostraron también que las nanopartículas de lecitina fueron capaces de ayudar a inducir una respuesta de anticuerpos razonable tras solo una inyección, mientras que hicieron falta al menos dos inyecciones para que el adyuvante alumbre funcionara.

Basándose en sus estudios, los investigadores creen que las nanopartículas de lecitina tienen numerosas aplicaciones potenciales y posiblemente un buen perfil de seguridad. Sus resultados se acaban de publicar en la revista Journal of Controlled Release, una revista profesional del campo farmacéutico, como parte de un trabajo financiado por el Instituto nacional estadounidense de alergias y enfermedades infecciosas (National Institute of Allergy and Infectious Diseases).

“En muchos casos, para progresar en el desarrollo de vacunas necesitamos nuevos adyuvantes”, señaló Zhengrong Cui, profesor ayudante de farmacia en la OSU y autor y persona de contacto del nuevo estudio. “El material debe ser seguro y la lecitina es un producto alimentario común de uso ampliamente extendido en farmacia. Esta nueva forma de utilizar nanopartículas de lecitina como adyuvante resulta prometedora y podría llegar a ser muy importante”.

EL desarrollo de vacunas siempre ha sido difícil y, en ocasiones, controvertido, señaló Cui, debido a la preocupación de que puedan surgir efectos adversos al administrar la vacuna a personas sanas.

Fuente: Nanowerk