Nanoporos inspirados en antenas de insectos

Las antenas de los insectos sirven de inspiración para el desarrollo de nanoporos

Unos investigadores de EE.UU. han creado unos nanoporos capaces de capturar, concentrar e intercambiar moléculas de formas previsibles. El desarrollo –inspirado en la capa de cera que recubre las antenas de los insectos– puede ayudar a caracterizar las proteínas y las membranas para los medicamentos terapéuticos.

Los nanoporos son un tipo de sensor utilizado para detectar objetos a nanoescala, como las proteínas individuales, el ADN y las moléculas involucradas en reacciones químicas y biológicas. A diferencia de los sensores a mayor escala, los nanoporos permiten a los científicos ver las variaciones estáticas y dinámicas que de otro modo se perderían entre numerosos procesos. Varios equipos están trabajando en el desarrollo de sistemas de nanoporos que puedan secuenciar moléculas individuales de ADN.

Sin embargo, se han encontrado con algunos problemas: los poros se pueden obstruir; a menudo no consiguen discernir entre los objetos que pasan; y no siempre dejan pasar los objetos de una manera predecible. Todas ellas propiedades que son fundamentales para una detección fiable.

Ahora, Michael Mayer de la Universidad de Michigan, en Ann Arbor, y sus colegas, han encontrado un modo de evitar estos problemas. Se han inspirado en las antenas de los insectos, que tienen una capa cerosa de lípidos sobre superficie para ayudar a detectar los productos químicos presentes en el aire conocidos como feromonas. Dado que las feromonas se enlazan fácilmente a la cera, los nanoporos de las antenas de los insectos pueden captar y concentrar las feromonas y entregárselas a las células nerviosas del insecto. Utilizando este enfoque, el grupo de Mayer han creado diversos recubrimientos lipídicos bicapa para mejorar la capacidad de detección de los nanoporos sintéticos.

Fuente: RSC