Nanopartículas que matan las bacterias resistentes a los antibióticos

Nuevo material basado en nanotecnología elimina las bacterias resistentes

Loa médicos no están bien armados en la lucha contra las bacterias resistentes a los antibióticos. Es muy difícil –o, en el peor de los casos, imposible– combatir estas infecciones. Ahora, un equipo de investigadores de Münster ha desarrollado un material único, basado en nanotecnología, que elimina este tipo de bacterias.

En el trabajo participaron investigadores de la Universidad de Münster y del CeNTech (Center for NanoTechnology); la Prof. Luisa De Cola dirigió a los químicos y el Prof. Berenike Maier a los biólogos.

“Por primera vez hemos mostrado que es posible equipar a las nanopartículas con las funciones siguientes: las partículas se adhieren específicamente a las bacterias, las marcan y, a continuación, las eliminan”, señala el Dr. Cristian Strassert, del Instituto de Física de la WWU (Western Washington University), que dirigió el trabajo.

El material de partida utilizado por los investigadores son los llamados nanocristales de zeolito-L. Mediante un proceso simple y barato a estas nanopartículas se les añade un componente que permite que las partículas se adhieran a la superficie de las bacterias. Además, se equipa a las partículas con un colorante que brilla en color verde al observarlo con un microscopio de fluorescencia, lo que permite visualizar las bacterias. La eficacia de las nanopartículas se basa en el método de “terapia fotodinámica”, a través del cual la exposición a la luz pone en marcha una reacción que elimina las células bacterianas. Los investigadores añadieron también un tercer material a los nanocristales que se activa por luz roja y produce ciertas moléculas de oxígeno agresivas. Estas moléculas de oxígeno – “oxígeno singulete”– inician una reacción en cadena que destruye las células bacterianas.

Hasta ahora, las nuevas nanopartículas se han adherido por medio de una interacción electrostática a tipos de bacterias con ciertas propiedades de superficie (“gram-negativas”). Ahora, los investigadores están trabajando para lograr que se unan a otros tipos posibles de bacterias y para incrementar la especificidad de unión. En un futuro el método se podría utilizar para tratar ciertas bacterias en enfermedades localizadas.

“Además”, señaló Strassert, “estamos estudiando la posibilidad de que el método se pueda utilizar no sólo para combatir a las bacterias resistentes a los antibióticos, sino también en el tratamiento del cáncer de piel”. Para este fin, los científicos pretenden lograr que las nanopartículas se unan de forma específica a las células cancerosas. “Si lo logran, sería concebible que, en un futuro, las nanopartículas se pudieran aplicar sobre la piel en forma de crema”, señala Strassert. “Entonces, mediante la exposición a la luz, las partículas se podrían activar y destruir las células cancerosas”.

Fuente: Nanowerk