Desarrollo de nanotubos de carbono con estructuras atómicas específicas

Unos investigadores de la USC parecen haber resuelto el mayor problema de los nanotubos de carbono, al descubrir cómo desarrollar nanotubos de carbono con estructuras atómicas específicas y predecibles. Se trata de un gran avance en el camino hacia la próxima generación de ordenadores y materiales, que podría incluso permitirnos abandonar el silicio.
 
 
Nuevo método para desarrollar grafeno
 
 
Actualmente, podríamos decir que nos encontramos en la era del silicio. Sin embargo, se sabe ya desde hace tiempo que, debido a la Ley de Moore, su uso en los transistores se podría acabar muy pronto debido a las limitaciones de espacio. Los investigadores llevan años buscando una posible solución a este problema y muchos han experimentado con los nanotubos de carbono como posibles sustitutos del silicio.
 
No obstante, siempre se encontraban con un serio problema. Ninguna de las técnicas de fabricación de nanotubos existentes permitía desarrollar nanotubos con unas estructuras atómicas determinadas y predecibles.
 
“Ser capaces de controlar la estructura atómica o quiralidad de los nanotubos ha sido, básicamente, nuestro sueño; un sueño en el campo de los nanotubos”, señaló Chongwu Zhou, profesor del Departamento Hsieh Ming de Ingeniería Eléctrica de la Escuela Viterbi de Ingeniería de la USC y autor del estudio publicado el 23 de agosto en la revista Nano Letters.
 
Hasta ahora los científicos no podían fabricar nanotubos de carbono con atributos específicos -por ejemplo, metálicos en lugar de semiconductores-; tan solo conseguían lotes de nanotubos mezclados al azar; y, posteriormente, debían separarlos por tipos. Este proceso de clasificación también acorta significativamente los nanotubos, haciendo que el material sea menos práctico para muchas aplicaciones.
 
Desde hace más de tres años, el equipo de la USC ha estado trabajando en la idea de utilizar estos nanotubos cortos ya ordenados como “semillas” para cultivar otros nanotubos más largos y, finalmente, lo han conseguido.
 
“Ahora estamos trabajando para escalar el proceso”, señaló Zhou. “Nuestro método puede revolucionar el campo e impulsar significativamente las aplicaciones reales de los nanotubos en muchos sectores”.
 
Si hasta ahora hemos vivido en la era del silicio, la próxima podría ser la era de los nanotubos de carbono.
 
Sin duda, esta nueva técnica allanará el camino para el desarrollo de ordenadores más pequeños, más rápidos y más eficientes desde el punto de vista energético que los actuales basados en los transistores de silicio.

Fuente: phys.org

 
Seguir leyendo: