Autoensemblaje de nanocristales

Autoensemblaje de nanocristales controlado por “Lab-in-a-drop

A lo largo de toda la historia humana, las tecnologías han implicado habitualmente algún tipo de enfoque “de arriba abajo”, ya fuese para cortar un trozo de piedra de una gran roca o para utilizar micro o nanolitografía para grabar estructuras más pequeñas a partir de entidades mayores.

Por el contrario, el autoemsamblaje de nanoobjetos es un ejemplo de los nuevos enfoques tecnológicos “de abajo arriba” que pronto ofrecerán novedosos procesos de fabricación y productos con propiedades considerablemente mejoradas.

Concretamente, el autoensamblaje de nanocristales coloidales permite obtener estructuras con un nivel de ordenación elevado y facilita el uso de patrones de construcción en la optoelectrónica, la fotónica y la biodetección.

Lo que hace que los nanocristales resulten tan atractivos para los investigadores es el hecho de que las propiedades fundamentales para permitir el proceso de ordenación, entre las que se incluyen su tamaño, forma, protección de superficie, estabilización y carga, se pueden controlar junto con la estructura electrónica de cada nanocristal.

A modo de ejemplo, se ha desarrollado una técnica “lab-in-a-drop” donde se pueden producir una serie de nanoestructuras con las propiedades deseadas.

Fuente: Nanotech Now