Principales avances en Internet de las cosas en 2015

El denominado Internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés) se va incorporando cada vez más en nuestras vidas. Desde termostatos que aprenden nuestras preferencias y hábitos a sistemas de seguridad para el hogar que podemos controlar a distancia con nuestro teléfono móvil, cada vez son más los dispositivos conectados entre sí como parte de una red gigantesca de aparatos y sensores en la que “todo esté conectado a todo”. Los cálculos más conservadores estiman el tamaño del Internet de las cosas en unos 25 mil millones de dispositivos para 2020, y otros llegan a pronosticar hasta 38 mil millones. Un mercado nada despreciable y conviene seguir muy de cerca.

En este artículo se recogen algunos de los principales avances que se han producido en este campo a lo largo de 2015.

Internet de las cosas (IoT)

 

1. Internet de las cosas en los vehículos

El Internet de las cosas ha llegado finalmente a los vehículos de mano de diversas compañías, entre ellas, Octoblu o Apple. Estos vehículos llevan incorporados una serie de sensores y envían toda la información recibida a una plataforma a través de Internet que analiza dicha información y puede actuar en consecuencia; es decir, no solo están conectados a Internet sino que son “inteligentes” y pueden hacer prácticamente cualquier cosa que se nos ocurra.

Por ejemplo, la plataforma Octoblu trabaja con aplicaciones como Uber, Nido, Chromecast, Spotify, GoToMeeting o Google Places, entre otras. De forma que si llegamos tarde a una reunión, podríamos iniciarla desde el coche sin apartar la vista de la carretera; también podríamos encender o apagar las luces de casa desde el coche o modificar la temperatura de la calefacción a distancia; incluso podríamos hacer que el sistema compruebe automáticamente la carga de batería de nuestro coche a una hora establecida por nosotros y que nos envíe un mensaje de aviso en caso necesario para que no nos olvidemos de ponerlo a cargar. Las posibilidades son muy variadas. Se puede utilizar ya en vehículos Tesla y en 2015 se incorporó también en un vehículo creado por LocalMotors mediante impresión 3D.

Por su parte Apple, ha desarrollado Car Play, una interfaz que lleva el sistema iOS al coche y nos permite, entre otras cosas, recibir indicaciones, enviar y recibir mensajes o llamadas de teléfono, escuchar música, etc. Teniendo en cuenta los avances incorporados por la compañía en el agente Siri en la última versión de iOS, el famoso Kit del coche fantástico podría no estar tan lejos.

En cuanto a los usuarios de Android, podrán utilizar Android auto.

2. Escaneo de huellas digitales en cualquier dispositivo del Internet de las cosas

Sonavation, la compañía que ha desarrollado el vidrio para teléfonos inteligentes con tecnología de detección de huellas dactilares incorporada, ha presentado también SonicTouch, un sistema biométrico para dispositivos móviles, que sirve también para cualquier dispositivo del Internet de las cosas.

El sistema contiene todos los componentes necesarios para la implementación de una autenticación biométrica. Una vez detectada la huella digital de un usuario, la validará en el propio dispositivo utilizando un algoritmo propietario (u otro ya existente) y un microprocesador seguro, sin la necesidad de tener que enviar información a un servidor de la nube. Gracias a su diseño, se puede integrar en un dispositivo sin alterar su diseño o bien utilizarlo como pieza independiente de una red más grande (por ejemplo, añadiéndolo como módulo independiente de autenticación de huellas digitales a la red de un hogar inteligente).

SonicTouch de Sonavation

3. Un novedoso hardware desarrollado por Telit

La empresa israelí Telit Communications Plc ha desarrollado un  novedoso hardware que permite que cualquier aparato, desde máquinas expendedoras a coches de alquiler, pueda transmitir datos de forma inalámbrica.

Sin duda, esto podría acelerar considerablemente la implantación generalizada de lo que conocemos como Internet de las cosas.

 

4. Nuevas herramientas de Webroot para proteger los dispositivos del Internet de las cosas

Una de las principales dudas que se plantean en relación con el Internet de las cosas es la seguridad. Si ya hay brechas de seguridad en la Internet tradicional, ¿qué pasará cuando todos esos dispositivos estén conectados entre sí? Para protegerlos, una compañía denominada Webroot ha diseñado un kit de herramientas de seguridad para el Internet de las cosas, diseñado especialmente para los proveedores y fabricantes que desean integrar el Internet de las cosas en sus dispositivos, pero buscan una capa de seguridad que se sitúe entre ese Internet y los dispositivos que construyen, con el fin de protegerlos del malware y demás amenazas que probablemente irán en aumento a medida que la red crezca.

El nuevo kit de herramientas, permite a los de fabricantes integrar en sus productos servicios de detección de amenazas en tiempo real basados en la nube. Para ello conecta con la plataforma Webroot BrightCloud y procede a analizar la red varias veces al día, detectando cualquier cambio en los archivos que pueda indicar la presencia de código malicioso y supervisando todo el tráfico entrante y saliente entre los dispositivos y sus sistemas de control.

5. Los dispositivos ponibles

Estos dispositivos, fundamentales para la implantación generalizada del Internet de las cosas, ya existían antes de 2015, pero ha sido este año cuando su número ha proliferado y su uso se ha extendido considerablemente.

Dispositivos ponibles

Las famosas Google Glass, presentadas por el gigante de las búsquedas hace unos años han abierto la puerta hoy en día a toda una gran variedad de dispositivos: relojes inteligentes, pulseras, cintas para la cabeza… Y cada día su número aumenta. Algunos ejemplos disponibles actualmente en el mercado son:

  • La pulsera Fitbit, que nos permite realizar un seguimiento de diversas variables relacionadas con nuestro estilo de vida, como nuestra actividad física, patrones de sueño, presión arterial y consumo calórico.
  • Las lentes de contacto diseñadas por Google X Lab en colaboración con Novartis, que hacen un seguimiento de los niveles de glucosa en las lágrimas de los usuarios y transfieren la información a un dispositivo móvil que el médico utiliza para realizar el seguimiento del paciente.
  • Las Baidu Eye, respuesta china a las gafas de Google.
  • El iWatch, reloj inteligente de Apple.
  • Samsung Gear S, destinado a competir con el anterior.
  • Samsung Earphone, respuesta de Samsung a las Google Glass.

Hay muchos otros, aunque menos conocidos, como una copa menstrual “inteligente” llamada Loon Cup que envía una alerta al teléfono o reloj inteligente de la mujer cuando está a punto de llenarse para que la vacíe; un collar para perros llamado FitBark, que registra la actividad física del animal; un dispositivo llamado Balios que conecta al caballo con su jinete y registra y analiza el rendimiento del animal; ropa inteligente para bebés, como los bodies Mimo o los patucos Owlet, que hacen un seguimiento del ritmo cardíaco, la temperatura corporal o la posición del niño mientras duermen y envían un aviso a los padres en caso necesario.

6. La red 5G

La tecnología 5G es básicamente una fusión de toda la tecnología inalámbrica actual: 2.5G, 3G, 4G, LTE y Wi-Fi; y permitirá un servicio más rápido y con menos latencia, además de facilitar la conexión simultánea de más dispositivos desde distintos lugares del planeta. Todavía está en desarrollo, pero se espera que llegue pronto al mercado y que en 2020 esté ya instaurada a nivel mundial.

 

7. Thunder, una arquitectura masivamente escalable, diseñada para escuchar al Internet de las cosas

Thunder es una arquitectura desarrollada por Salesforce con el objetivo de ayudar a sus clientes a aprovechar las grandes cantidades de datos generados por todos esos dispositivos conectados (termostatos, automóviles, turbinas, cepillos de dientes, Fitbits…), así como por las redes sociales, dispositivos móviles y la nube. Según Gordon Evans, vicepresidente de Marketing de Producto de Salesforce: “Tenemos acceso a más datos que nunca, pero estamos analizando menos del 1% de ellos”. Thunder, basada en las principales tecnologías de código abierto para el análisis de los big data, como Storm, Spark, Cassandra o Kafka, es capaz de digerir miles de millones de eventos al día, procedentes de cualquier fuente.

Thunder de Salesforce
Fuente: salesforce.com

8. Múltiples plataformas y servicios orientados al Internet de las cosas

Cada vez surgen más plataformas y servicios específicos para tratar de sacar el mayor partido a toda la información generada por la Internet de las cosas. Destacan, entre ellas:

  • SeeControl de Autodesk, una plataforma que permite a sus clientes captar, analizar y utilizar los datos de productos remotos. Ofrece todo lo que un negocio necesita para adentrarse en el Internet de las cosas y sacarle el mayor partido con rapidez, siguiendo un enfoque de arrastrar y soltar, es decir, en el que los usuarios no necesitan tener conocimientos de programación y pueden por tanto, innovar con rapidez y sin la necesidad de contar con equipos de programadores.
  • Vortex 2.0 de PrismTech, primera solución de compartición de datos del Internet de las cosas basada en los estándares y que ofrece conectividad de datos en tiempo real y segura entre las aplicaciones de baja latencia Fog que se comunican entre sí en el extremo de la red y las aplicaciones alojadas en la nube.
  • Plataforma basada en la nube de Telus, optimizada para el Internet de las cosas y desarrollada en colaboración con Affirmed Networks, que aporta su solución Mobile Content Cloud, compatible con 2G, 3G y LTE y que ofrece análisis en tiempo real y heurístico.
  • Freshtime SP de Infratab, plataforma de sensores para artículos perecederos. Esta plataforma permite combinar, de forma segura, los datos obtenidos de sus etiquetas inteligentes Freshtime con sus aplicaciones para ordenador y teléfonos inteligentes y su sistema de base de datos y análisis en la nube, protegiendo así al consumidor de la falsificación y la manipulación.
  • Kii Cloud, cuenta ahora con una nueva funcionalidad denominada Thing Interaction Framework, dirigida a los desarrolladores de soluciones para el Internet de las cosas. La nueva funcionalidad simplifica y acelera el desarrollo de soluciones tanto empresariales como industriales y de consumo, centrándose específicamente en casos de uso habituales en el Internet de las cosas relacionados con las interacciones sensor-nube-aplicación (como la consulta del estado de un sensor, la ejecución en los dispositivos de un comando activado por un disparador, etc.) y reduciendo significativamente el código de servidor que, de lo contrario, sería necesario para implementarlos.

 

Seguir leyendo:


Sin Respuestas

Añadir Comentario