Vacuna contra el SIDA

Un ensayo médico realizado en Tailandia ha despertado la esperanza de que se produzca un avance importante en la lucha contra el SIDA, después de que los investigadores afirmasen que una vacuna experimental había reducido un tercio el riesgo de infección por VIH.

El ensayo (el mayor del mundo realizado para una vacuna para el VIH/SIDA), en el que participaron más de 16.000 voluntarios, fue el primero en el que se ha logrado prevenir la infección, según el ejército estadounidense que, junto con el National Institute of Allergy and Infectious Diseases, financió la investigación.

Los investigadores probaron una combinación de dos vacunas en hombres y mujeres VIH-negativos de Tailandia, con edades comprendidas entre los 18 y los 30 años, y con un riesgo medio de infección. Se proporcionó asesoramiento a todos los voluntarios y condones para ayudarles a evitar la infección. A continuación, se eligió aleatoriamente a la mitad para ponerles la vacuna, mientras que a la otra mitad se les puso una inyección placebo. Hasta el final del ensayo nadie supo quién había recibido la vacuna de verdad y quién no.

El número de personas que se infectó con el VIH fue relativamente bajo en ambos casos –51 de los 8.197 que recibieron la vacuna y 74 de los 8.198 que recibieron el placebo– pero la diferencia fue estadísticamente importante, lo que significa que, según los científicos, no podría haber sucedido por casualidad. Los resultados mostraron un riesgo un 31% inferior para el grupo vacunado.

EL Coronel Jerome Kim, que ayudó en la dirección del estudio de 105 millones de dólares para el ejercito estadounidense, afirmó que era “la primera prueba de que podíamos obtener una vacuna preventiva segura y eficaz”.

Los últimos fracasos habían llevado a muchos científicos a pensar que no sería posible desarrollar una vacuna así. En el 2007, tras unos resultados decepcionantes en un ensayo, la farmacéutica Merck abandonó lo que hasta aquel momento se había considerado la vía de investigación más prometedora. Ahora, el director del Instituto Nacional, el Dr. Anthony Fauci, advirtió que no hemos llegado al final del camino, pero sí se mostró sorprendido y muy complacido con el resultado.

“Siento un cauto optimismo sobre la posibilidad de mejorar este resultado”, señaló.
A diario 7.000 nuevas personas se infectan con el VIH; y según los cálculos aproximados de la agencia estadounidense Unaids, 2 millones murieron de SIDA en el 2007. No obstante, los científicos resaltaron que se desconoce si la vacuna funcionaría frente a otras cepas de otras partes del mundo.

Tampoco está claro si los fabricantes de vacunas intentarán sacar la combinación de las dos vacunas al mercado en Tailandia. Antes del inicio del estudio, la US Food and Drug Administration señaló que sería necesario realizar otros estudios antes de que se pudiera estudiar la posibilidad de comercializar la vacuna en los EEUU. Los resultados completos del estudio se presentarán en un congreso internacional sobre vacunas para el SIDA que se celebrará en París en octubre.

Fuente: The Guardian