Trasplantes de células madre para enfermos de esclerosis múltiple

Un nuevo estudio sugiere que los trasplantes de células madre, si se hacen pronto, pueden controlar e incluso revertir los síntomas de la esclerosis múltiple (EM).

Ninguno de los 21 adultos con EM con recaídas y remisiones a los que se les trasplantaron células madres de su propia médula espinal experimentó deterioro en tres años. Y, según The Lancet Neurology, el 81% de ellos mejoraron al menos un punto en una escala de discapacidad neurológica.

Esta previsto realizar más test, pero un experto británico ha calificado ya el trabajo de “alentador”.

La EM es una enfermedad autoinmune que afecta a alrededor de 85.000 personas en el Reino Unido. Su origen está en un defecto del sistema inmunológico del cuerpo, que se ataca a sí mismo, causando daños en los nervios que pueden conducir a unas ser de síntomas como son la visión borrosa, la pérdida de equilibrio y la parálisis.

Al principio, la enfermedad causa principalmente síntomas intermitentes, parcialmente reversibles. En un período de 10-15 años después del comienzo de la enfermedad, los pacientes desarrollan EM secundaria-progresiva, con discapacidad neurológica gradual e irreversible.

No es la primera vez que se utiliza este tratamiento, conocido como trasplante autólogo no mieloablativo de células madre hematopoyéticas, en personas con EM, pero hasta ahora no había tenido mucho éxito.

El motivo, según los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Northwestern, en Chicago, es que la mayoría de los otros estudios intentaron los trasplantes en personas con EM secundaria-progresiva, en las que el daño ya está hecho.

En este último estudio se ofreció el trasplante a pacientes en una etapa más temprana de la enfermedad, que a pesar del tratamiento habían sufrido dos recaídas en el último año.

Se obtuvieron células madre de los pacientes y se congelaron mientras se les administraban fármacos para eliminar las células inmunológicas o linfocitos que estaban causando los daños. A continuación se volvieron a reimplantar las células madre para reponer el sistema inmunológico, restaurándolo eficazmente.
Cinco pacientes del estudio recayeron, pero se recuperaron tras recibir otro tratamiento.

Los investigadores están realizando ahora un ensayo aleatorio controlado en un número más amplio de pacientes para comparar el tratamiento con la terapia estándar.
Según el Profesor Richard Burt, que dirigió el estudio, se trata del primer estudio de un tratamiento para la EM que ha mostrado revertir los daños.

Fuente: BBC News Health