Tecnología ecológica para casas

Desde el exterior, la casa que está al final de Stocking Street no parece diferente de cualquier otra, pero camina a su alrededor hasta llegar a la parte de atrás y encontrarás un cobertizo construido especialmente para albergar lo último en tecnología ecológica: una pila de combustible de hidrógeno último modelo.

Hoy la casa de Lye, cerca de Stourbridge, en West Midlands, se convertirá en el primer hogar impulsado permanentemente por hidrógeno conectado a la red nacional. La pila de combustible, del tamaño de una nevera, producirá 1,5kW de electricidad y 3kW de calor para los habitantes de la casa, y cualquier energía excedente se devolverá a la red nacional.

“No deberías notar ninguna diferencia en la casa” señaló Waldemar Bujalski, de la Universidad de Birmingham, quien realizará un seguimiento de su rendimiento y fiabilidad. “Para una casa típica, el dispositivo es capaz de proporcionar una media del 65% de la energía y alrededor del 75% de la demanda energética total, tanto de electricidad como de calor”.

Todavía no hay forma de llevar el hidrógeno por tuberías directamente hasta los hogares, por lo que casa de demostración utilizará gas natural. Este se pasa primero por un reformador de vapor que genera hidrógeno. El hidrógeno se combina, a continuación, con oxígeno en una pila de combustible (hecha por la empresa alemana Baxi Innotech), que produce electricidad y calor sin generar dióxido de carbono.

Aunque crear hidrógeno a partir de gas produce algún dióxido de carbono, el uso de la pila de combustible reduce las emisiones totales de gases invernadero en un 40% en comparación con el gas solo.

La electricidad abastece directamente a la casa, mientras que el calor calienta el agua de los grifos y los radiadores convencionales. Según Bujalski, su equipo monitorizará la casa de demostración para ver si funciona bien la pila de combustible, con el fin de resolver problemas antes de que los dispositivos lleguen al mercado. En un principio, costarán unas 2.000 libras cada uno, señaló. En Alemania, se prevén instalar 800 pilas de combustible de hidrógeno para el 2010 como parte de una demostración a gran escala de la tecnología.

La casa que funciona con hidrógeno en el Reino Unido forma parte de un programa de investigación más amplio, de 2 millones de libras, dirigido por la Universidad de Birmingham, para observar la cadena de abastecimiento completa en cuanto a producción, almacenamiento y uso del hidrógeno en los hogares y los coches. El hidrógeno, componente del agua y uno de los elementos más abundantes de la Tierra, está considerado por muchos expertos como una de las mejores alternativas ecológicas a los combustibles fósiles, si se consigue crearlo con energías renovables sin carbono y se establece la infraestructura necesaria para su transporte.

Fuente: The Guardian Environment


Añadir Comentario