Prueba para detectar posible rechazo de órganos transplantados

Una prueba genética para el rechazo de órganos

La nueva prueba podría ser un método no invasivo para hacer un seguimiento de los pacientes con un trasplante de corazón con el fin de detectar un posible rechazo del órgano. La prueba, que utiliza la secuenciación del ADN para detectar fragmentos de ADN del donante en la sangre del receptor, todavía ha de ser validada en ensayos clínicos, pero los médicos esperan que pueda llegar a ofrecer un modo sencillo de detectar signos de rechazo de órganos en todo tipo de pacientes trasplantados, tal vez incluso antes que otros enfoques.

El rechazo de órganos sigue siendo un problema frecuente después de un trasplante de corazón y los receptores de un trasplante deben someterse a una vigilancia constante para detectar cualquier signo de rechazo del órgano. En las personas con un corazón trasplantado, esto normalmente implica someterse a una biopsia cardíaca invasiva cada semana durante los primeros meses y, posteriormente, dos o tres veces al año. El procedimiento es incómodo, costoso y en cierto modo arriesgado.

Las biopsias detectan el rechazo analizando un pequeño pedazo de tejido del corazón donado en busca de signos de que el sistema inmunológico del paciente está atacando el órgano. Sin embargo, en respuesta a un ataque inmunológico, algunas de las células del órgano trasplantado mueren, liberando ADN en el torrente sanguíneo. La nueva prueba, publicada en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, detecta este ADN en una muestra de sangre del paciente.

En el nuevo estudio, los investigadores compararon primero el ADN del donante con el del receptor, en busca de diferencias de una sola letra que distinguieran los fragmentos de ADN de ambas fuentes. Luego, diseñaron una prueba basada en la secuencia, capaz detectar un perfil genético único para el donante. Al analizar durante varios meses muestras de sangre tomadas de 39 pacientes sometidos a un trasplante, los investigadores observaron que el aumento en los niveles de ADN del donante coincidían con los resultados de la biopsia.

Fuente: Technology Review