Pantallas de alta definición HDR

Las pantallas de alta definición (HD) son cada vez más populares. Sin embargo, según un artículo publicado esta semana en Technology Review, una nueva tecnología conocida como HDR (high-dynamic range), avanza rápidamente y algunos expertos creen que podría ser un rápido sucesor de la alta definición. Mientras las pantallas con tecnología HD utilizan más píxeles, las de HDR proporcionan más contraste, haciendo que las imágenes parezcan mucho más reales.

Según Roland Fleming, investigador del Instituto Max Planck de Cibernética Biológica, de Tübingin, Alemania: “[La tecnología] HDR es como mirar a través de una ventana”. Fleming, cuyas últimas investigaciones en HDR se están presentando en SIGGRAPH, un congreso celebrado esta semana en San Diego, sospecha que este realismo atraerá a la gente hacia esta nueva tecnología.

Últimamente, los fabricantes ya han empezado a prestar atención al HDR. Algunas de las principales compañías, como Phillips y Samsung han mostrado prototipos de esta tecnología en ferias. Y a comienzos de este año, Dolby adquirió BrightSide Technologies, una empresa de reciente creación establecida en British Columbia que trabajaba en el desarrollo de una novedosa pantalla con tecnología HDR capaz de mostrar un contraste 400 veces mayor que el de un monitor convencional (una cifra próxima a la que es capaz percibir el ojo humano). Mientras una pantalla de cristal líquido convencional está iluminada por una única luz blanca trasera, una pantalla de BrightSide está iluminada por una serie de diminutos LED blancos, lo que implica que cada unos de los LED se puede encender o apagar de forma individual, incrementando la oscuridad o la claridad en diferentes partes de la pantalla.

Sin embargo, de momento, ni Dolby ni otras compañías han señalado fechas específicas de entrega para sus productos, aunque Fleming ha oído que las pantallas HDR podrían estar disponibles en un año por unos cuantos miles de dólares.

Uno de los problemas al intentar introducir un nuevo tipo de pantalla es la falta de contenidos que aprovechen su potencial, señala Fleming. Por ejemplo, en el caso de las pantallas HD, mucha gente está esperando a que haya más contenidos antes de comprar un televisor de alta definición y los proveedores están ralentizando el lanzamiento de contenidos de alta definición hasta que más personas dispongan de una pantalla con esta tecnología. Muchos expertos creen que podría suceder lo mismo con los productos HDR.

Sin embargo, la investigación realizada por Fleming y sus colegas de la Universidad de Bristol, en el Reino Unido, y de la Universidad de Central Florida, EEUU, sugiere lo contrario. Su objetivo inicial era determinar la percepción de contraste de la gente en pantallas HDR para averiguar cuánta información extra era necesario añadir a una imagen normal para que pareciera una imagen HDR visualizada en una pantalla HDR. Lo sorprendente es que descubrieron que no es necesario un software complicado para añadir más contraste a las imágenes normales. Según ellos, basta con sencillo algoritmo de amplificación de contraste para mejorar las imágenes en tiempo real, de modo que la persona que las visualiza cree estar viendo una imagen HDR.

Según Fleming, lo importante de esto es que la tecnología está preparada para un despliegue inmediato, dado que el algoritmo se puede incorporar en las pantallas para que estas mejoren automáticamente el contraste de las imágenes normales en tiempo real.

Fuente: Technology Review


Añadir Comentario