Nuevo método para la fabricación de biocombustible

Nuevo proceso más económico para fabricar etanol a partir de fuentes no alimentarias

Unos científicos de Wisconsin han informado del descubrimiento de una forma de reducir el coste de la conversión de madera, tallos y hojas de maíz, pasto varilla y otros materiales de biomasa no utilizados como alimentos en combustible etanol. Los investigadores describen su proceso, que reduce cantidad de enzimas costosas necesarias para descomponer la materia fibrosa de la celulosa en biomasa para la fermentación en alcohol, en la 239ª Reunión Nacional de la American Chemical Society (ACS) celebrada en San Francisco, el 25 de marzo.

“Creemos que nuestro hallazgo tendrá un impacto importante en la economía de la conversión de la celulosa en biocombustibles”, señaló Rajai Atalla. “Creemos que puede hacer que la celulosa sea mucho más competitiva frente al maíz como fuente principal de glucosa para utilizarla como materia prima para los biocombustibles”. Atalla es el fundador de Cellulose Sciences International en Madison, Wisconsin.

Las enzimas necesarias para utilizar la celulosa cuestan unas 10 veces más que las que se utilizan para la conversión de maíz. En cambio, con el tratamiento que hemos desarrollado, podemos logrart reducir el coste de la enzima a un rango similar al del maíz, lo que convertiría la celulosa en un sustrato de biomasa mucho más viable para la producción de biocombustibles”.

La conversión de la celulosa en glucosa es desde hace tiempo un desafío para los científicos debido a su resistencia a convertirse en azúcares más simples. El proceso que Atalla y sus colegas han desarrollado hace que la ruptura de la celulosa sea más fácil y podría hacer más competitivo el etanol de celulosa frente al etanol de maíz y convertirlo en una fuente de energía viable. Además, no es tan intenso en energía como otros procesos de conversión de biocombustibles, como la gasificación de la biomasa.

Los experimentos mostraron que con el nuevo proceso es posible convertir hasta un 80% más de celulosa en comparación con los procesos de conversión tradicionales. “Con esta nueva técnica, esperamos poder reducir en un factor de 10 la dosis necesaria de enzimas, lo cual podría reducir el coste de enzimas para la conversión de celulosa al mismo nivel que el del maíz”, señaló.

Fuente: Science Daily