Energía del mar

Captando la energía del mar

Según un artículo publicado el 7 de septiembre por The Guardian, investigadores de la Universidad de Southampton están buscando patrocinadores comerciales para un proyecto de energía renovable que utiliza generadores de corriente basados en la marea.

Al igual que muchos escolares, Stephen Turnock, profesor de ciencias navales de la Universidad de Southampton, sabe que al hacer girar el eje de un motor eléctrico éste se convierte en un generador. Así es como descubrió que un propulsor eléctrico, utilizado habitualmente para impulsar pequeños vehículos submarinos no tripulados, podía tener un nuevo uso.

Los propulsores desarrollados por Turnock y por Suleiman Abu-Sharkh, un colega ingeniero electromecánico, se utilizan en las industrias del petróleo y el gas en el mar. La curiosidad llevó a Turnock a probar su propulsor como generador recordando un experimento escolar: “Hacer funcionar un motor eléctrico hacia atrás siempre generará energía”, afirma Turnock. “Es algo obvio”.

Encargó la tarea a sus alumnos, quienes fijaron un propulsor eléctrico de 25cm de diámetro a un aparato móvil en un tanque de prueba de 60m de largo. Remolcando el propulsor por el agua a distintas velocidades lograron generar suficiente energía para hacer funcionar una bombilla.

Ahora, Turnock está pensando en construir el dispositivo a escala para generar grandes cantidades de electricidad en ríos o flujos de mareas en zonas costeras.

La ventaja de su dispositivo frente a otras turbinas está en su diseño compacto. Los imanes están ubicados en las puntas de las palas de la hélice, las bobinas en la carcasa del conducto (que también ayuda a canalizar el flujo de agua) y los rodamientos son lubricados por agua.

“Se trata de un diseño compacto que elimina muchas de las piezas móviles presentes en las actuales turbinas marinas”, afirma Turnock, “Basta con introducirlo en un flujo de agua y empezará a generar electricidad, aunque funcionará mejor en aguas rápidas y poco profundas”.

Puesto que la hélice del propulsor está diseñada para poder ser impulsada por un motor eléctrico en ambas direcciones, se adapta perfectamente a los cambios de las mareas. Turnock, que estudió ingeniería de fluidos en Cambridge, en el Instituto Tecnológico de Massachusetts y en la Universidad de Southampton, está inmerso ahora en la parte matemática (dinámica de fluidos computacional), que mejorará su rendimiento como generador de electricidad.

Llevar un nuevo diseño, aunque sea un pequeño prototipo, a las agitadas aguas de alta mar supone un gran paso. Mike Yuratich, director general de TSL Technology, en Hampshire, lo sabe bien. Abandonó su vida como profesor de universidad para trabajar en la industria petrolera y del gas en el mar.

Fue su empresa la que convirtió el prototipo de propulsor marino en un producto comercial y todavía tiene relación con los investigadores de la Universidad de Southampton, por lo que está viendo la posibilidad de llevar el concepto del propulsor a una mayor escala para que valga como generador.

El tamaño realmente importa en este caso. Según los cálculos de Yuratich sería necesario que el generador tuviese 5m de diámetro para generar cientos de Kilovatios y, para un mejor rendimiento, hay que olvidarse de las aguas fluviales de flujo más lento y centrarse, en su lugar, en fuertes mareas.

Según el Prof. Ian Fells, antiguo presidente del New and Renewable Energy Centre de Blyth, las corrientes marinas más adecuadas para el proyecto serían las de Escocia. Como experto en energía, su entusiasmo por las energías alternativas es alentador, pero en seguida ha visto las dificultades: “La generación de electricidad por medio de las corrientes marinas es una posibilidad muy interesante y con un enorme potencial. Sin embargo, tener la idea científica es fácil; lo realmente difícil es la parte de ingeniería”. En cualquier caso, afirma Fells, “sería muy interesante probar un dispositivo como este a gran escala”.

El principal problema para los desarrolladores será encontrar financiación. Según Fells, serán necesarios unos 10 millones de libras para construir los prototipos a escala y realizar pruebas en el mar durante un año.

“Hay otros sistemas alternativos, también muy interesantes, basados en las corrientes de las mareas, pero ninguno de ellos ha recibido el apoyo financiero necesario por parte del gobierno, que hasta ahora ha centrado sus esfuerzos en la energía eólica”, afirma Fells. Y la mayoría de los inversores necesitan ver buenos resultados tras un año de pruebas, antes de arriesgar su capital.

Hay varios proyectos trabajando para aprovechar la energía del mar, que esperan contribuir al ambicioso objetivo del gobierno de un futuro de energías limpias para el 2020. Los diseños varían mucho. Por ejemplo, SMD Hydrovision cuenta con un generador de corriente marino flotante, Marine Current Turbines utiliza rotores de 11m montados en el fondo marino, mientras que WaveGen opta por una columna de agua oscilante que dirige el agua a través de una turbina. Si todo va bien a la hora de encontrar patrocinadores, el generador submarino de Turnock probablemente se unirá a ellos.

Fuente: The Guardian Technology

Relacionado con energía alternativa:
Energías alternativas
Nanotecnología y energías alternativas
Nanotubos y energías alternativas
Energía eólica
El chocolate genera energía eléctrica
Teléfonos móviles con Energía Solar
Pilas de combustible para ordenadores


Añadir Comentario