El resurgir de la inmunoterapia como tratamiento para el cáncer

La inmunoterapia, una antigua idea para tratar el cáncer, capta nuevamente la atención de las farmacéuticas por sus impresionantes resultados en pacientes con cáncer


Unos nuevos medicamentos que reducen los tumores y tienen efectos beneficiosos de meses o años de duración en algunos pacientes con cáncer están animando a recuperar una vieja idea: el uso de las propias células inmunológicas del paciente para atacar a las células malignas.

Varios fabricantes de medicamentos están tratando de demostrar la seguridad y eficacia de los nuevos medicamentos que aprovechan las propias líneas de defensa del cuerpo. Merck, por ejemplo, está probando un compuesto que modula el sistema inmunológico en pacientes con melanoma metastásico o en propagación. En un ensayo en fase inicial, los tumores de la mitad de los pacientes que recibieron la dosis más alta del fármaco se redujeron o desaparecieron; y más de un año después, la gran mayoría de los pacientes que respondieron a esa dosis y a dosis más bajas seguían vivos. Por término medio, el pronóstico de supervivencia de un paciente en la fase final del melanoma metastásico es de menos de un año.

El compuesto de Merck es un anticuerpo, una molécula biológica en forma de Y que se enlaza a una proteína específica. La proteína objetivo normalmente evita que las células inmunológicas ataquen al cáncer. Al bloquear la actividad de esa proteína, el anticuerpo permite que las células inmunológicas combatan la enfermedad. Roche, GlaxoSmithKline y Bristol-Myers Squibb, entre otras, también están desarrollando anticuerpos para eliminar esos frenos en el sistema inmunológico.

Muchos grupos de investigación proporcionarán nuevos detalles acerca de cómo funcionan estos compuestos y de para quienes podrían valer en el congreso de la American Association for Cancer Research, que tendrá lugar en San Diego este año. El congreso, que dará comienzo el sábado, es la mayor reunión de oncólogos e investigadores de oncología del mundo. Si bien los investigadores han expresado su entusiasmo por el potencial de los medicamentos inmunomoduladores para combatir el cáncer (algunos expertos han utilizado incluso la palabra “cura”), muchos advierten que llevará tiempo entender completamente lo bien que están funcionando estos tratamientos.