Diseño de coche de hidrógeno de código abierto

El fabricante de un coche de hidrógeno presentado en Londres esta semana, ha anunciado que pondrá sus diseños disponibles en línea para que se puedan construir y mejorar a nivel local.

El coche de Riversimple alcanza los 80km/h y puede viajar 322km antes de volver a repostar, con una eficacia equivalente a 482,8km cada 3,8 litros.

Los coches se alquilarán con los costes de combustible y reparación incluidos, por un precio estimado de 200 libras (unos 230€) al mes.

La compañía espera empezar a producir los coches en el 2013, aunque su primer objetivo, para el año que viene, es sacar 10 prototipos en una ciudad del Reino Unido, todavía por confirmar.

Riversimple se ha asociado con la compañía de suministro de gas BOC para instalar estaciones de hidrógeno para los coches en la ciudad en la que se probarán los prototipos.

El coche en sí es una amalgama de enfoques de gran eficacia en el diseño de automóviles.

Sus cuatro motores están impulsados por una pila de combustible de apenas 6kw, en contraste con otros diseños actuales que necesitan más de 85kw; el motivo es que la aceleración desde cero requiere una gran cantidad de energía.

La solución de Riversimple es impulsar el coche además con los llamados “ultracondensadores”, que almacenan grandes cantidades de carga eléctrica y son capaces de liberar esa carga de forma casi instantánea para proporcionar la energía necesaria para acelerar desde cero.

Los ultracondensadores, a su vez, se cargan a partir del movimiento del coche, convirtiendo la energía de este movimiento en energía almacenada.
Sin un motor de combustión, caja de cambios o transmisión y con una carrocería hecha de compuestos de fibra de carbono, pesa 350kg.

La compañía afirma que su coche está más cerca del mercado que cualquiera de los de la competencia, pero lo que los diferencia es su inusual modelo de negocio. Según ellos, con el modelo de leasing, el principal interés del fabricante es producir vehículos de alta calidad, que duren muchos años y con un consumo eficaz de combustible, con el fin de reducir los costes tanto de hidrógeno como de las reparaciones.

Por otra parte, la compañía distribuirá los diseños de ingeniería de su coche a la fundación 40 Fires, una organización sin ánimo de lucro que convertirá los diseños en “open source”. La idea, según ellos, es facilitar la fabricación a nivel local en pequeñas fábricas.

Además, los diseños se pueden adaptar a los mercados locales, utilizando piezas o materiales de fuentes que haya a nivel local.

A cambio, el acuerdo es que si los fabricantes locales mejoran los diseños, deberán enviárselos a Riversimple; de ahí que la compañía lo describa como que su “red de fabricantes” puede contribuir al desarrollo global de la línea de producto.

Fuente: BBC Science