Desarrollan un casco para tratar la depresión

Según unos investigadores daneses, un casco que proporciona pulsos electromagnéticos al cerebro ha mostrado unos resultados prometedores en el tratamiento de las personas con depresión.

Casco para tratar la depresión

foto: BBC

Alrededor del 30% de las personas con esta afección no responden a la medicación ni al asesoramiento psicológico.

El nuevo dispositivo actúa sobre las células sanguíneas que funcionan mal en el cerebro.
En los ensayos clínicos, dos tercios de los pacientes que lo utilizaron afirmaron que sus síntomas habían desaparecido y que apreciaron las mejoras en su estado de ánimo en menos de una semana.

El casco se probó en 65 pacientes con depresión resistente a los tratamientos.

Los ensayos se llevaron a cabo en el Departamento de Medicina Celular y Molecular de la Universidad de Copenhague y el Centro Psiquiátrico de Hillerod, en North Zealand.

Los pacientes siguieron tomando su medicación antidepresiva habitual durante las ocho semanas del ensayo.

El aparato contiene siete bobinas que proporcionan a los tejidos cerebrales una dosis de campos electromagnéticos pulsátiles transcraneales (CEMP-T).

Los pulsos son tan diminutos que el paciente no detecta ninguna sensación y el único efecto secundario hasta ahora son unas “pequeñas” náuseas ocasionales que desaparecen inmediatamente después del tratamiento.

El Prof. Steen Dissing, de la Facultad de Ciencias de la Salud de Copenhague es el principal arquitecto del casco.

Los pulsos activan los capilares del cerebro, que forman nuevos vasos sanguíneos y segregan hormonas del crecimiento.

En el estudio, cuyos resultados han sido publicados este mes en la revista Acta Neuropsychiatrica, 34 pacientes recibieron media hora de CEMP-T una vez al día y 31 recibieron dos dosis de 30 minutos.

El tratamiento mostró el beneficio adicional de permitir a los pacientes mejorar su tolerancia a la medicación antidepresiva.

En la actualidad, los investigadores están intentando conseguir el permiso de la Unión Europea para comercializar el casco en un plazo de seis meses a un año, y afirman que la demanda potencial es enorme.

Fuente: http://www.bbc.com/news/health-27115432