Congreso sobre la velocidad de curvatura

Se estudiará cómo lograr un sistema de propulsión de curvatura para viajar a una velocidad superior a la de la luz

El próximo jueves, la British Interplanetary Society reunirá a físicos de distintas procedencias en un congreso titulado “Faster than Light: Breaking the Interstellar Distance Barrier”. Según uno de los organizadores, Kelvin Long: “El principal objetivo es mejorar el conocimiento acerca de este oscuro campo de investigación entre la teoría de la relatividad general y la de campo cuántico y atraer a nuevos investigadores, especialmente jóvenes, para trabajar en los problemas técnicos”.

Aunque el tema se encuentra en el dominio de la física exótica, Long señala que, a menudo, ideas previamente controvertidas acaban encontrando, finalmente, su camino para convertirse en algo establecido. “Históricamente, los agujeros negros y los agujeros de gusanos no se tomaban en serio. Ahora, se publican docenas de trabajos cada año sobre esos temas. Conviene que la teoría del campo de curvatura reciba una atención similar, si queremos evaluar su potencial de forma realista”, añadió.

La teoría que subyace tras los viajes a velocidad de curvatura consiste en plegar la estructura del espacio y el tiempo en una pequeña región alrededor de la nave espacial creando un campo antigravitacional. Esto hace que el espacio que queda tras la burbuja de curvatura se dilate alejándose del vehículo, mientras que el espacio en la parte delantera se contrae como en un agujero negro, lo que teóricamente permite que la nave se desplace enormes distancias a una velocidad superior a la de la luz.

Uno de los principios fundamentales de la teoría de la relatividad especial de Einstein es que nada puede viajar más rápido que la velocidad de la luz en el espacio-tiempo, pero el concepto de la velocidad de curvatura es que se mueve una pequeña región del espacio-tiempo. Es similar a caminar sobre una cinta de un aeropuerto, porque la cinta te hace viajar más rápido de lo que podrías hacerlo caminando la misma distancia sobre el suelo.

Fuente: The Guardian Science


Añadir Comentario