Combustible de azúcar para coches

Investigadores de la Universidad Estatal y el Instituto Politécnico de Virginia, en Blacksburg, EEUU, han descubierto un modo de generar hidrógeno directamente a partir de azúcar vegetal. Los investigadores esperan que este avance constituya una fuente eficaz y barata de combustible ecológico para medios de transporte, pudiendo resolver el problema de la contaminación debida al tráfico.

En un futuro, los motoristas podrían tener que parar en tiendas de alimentación, en lugar de gasolineras, para llenar el depósito de celulosa o almidón sólido, señalaron los científicos.

El nuevo proceso consiste en una combinación de azúcares vegetales, agua y un cocktail de potentes enzimas –catalizadores biológicos– para producir hidrógeno y dióxido de carbono. Con él se resuelven tres de los principales problemas a la hora de reemplazar los combustibles sólidos por hidrógeno, señalaron los investigadores.

Según el Dr. Percival Zhang, ingeniero bioquímico que dirige el equipo de desarrollo, se trata de un trabajo revolucionario que ha abierto una nueva puerta en la investigación relacionada con el hidrógeno. “Con una mejora de la tecnología, los coches impulsados por azúcar se podrían hacer realidad finalmente”.

Los biocombustibles actuales están hechos de ethanol, mediante la fermentación de material vegetal y aceites vegetales combustibles; y se queman en los motores tradicionales de combustión interna, como alternativa a la gasolina y el gasoil.

Por otra parte, el hidrógeno de origen vegetal podría proporcionar una fuente de energía de pila de combustible más ecológica.

Los científicos, que presentaron su investigación en le congreso anual de la American Chemical Society celebrado en Nueva Orleans, están trabajando ahora en mejorar la rapidez y eficacia del proceso. De momento, la cantidad de hidrógeno producida es demasiado baja para las aplicaciones comerciales.

Un coche impulsado con azúcar sería intrínsecamente seguro dado que el hidrógeno se utiliza inmediatamente, señaló el Dr. Zhang. Además, sería más barato y ecológico incluso que el coche de gasolina más eficaz.

Fuente: Breitbart