Clonación de primates

Expertos estadounidenses han creado por primera vez embriones clonados de un mono adulto; un avance técnico que podría conducir a un proceso eficaz de clonación humana.

El equipo de investigadores ha creado docenas de embriones clonados de un macaco de diez años de edad. Además, han sido capaces de extraer células madre de los embriones clonados y de fomentar su desarrollo en el laboratorio hasta convertirlas en células nerviosas y un corazón maduros, lo que plantea la posibilidad de desarrollar tejidos para transplantes que no serán rechazados por el cuerpo.

Otros científicos han dado ya la bienvenida a la noticia. Robin Lovell-Badge, científico del National Institute for Medical Research en Mill Hill, Reino Unido, señaló que “aunque el trabajo todavía no ha sido publicado, parece importante”. Según él, “existía la preocupación de que los primates fuesen difíciles de clonar”.
Esto habría sido un gran contratiempo para los investigadores que trabajan en el desarrollo de nuevos tratamientos basados en células madre embriónicas.

En la clonación para la obtención de células madre, el ADN de un animal adulto se inserta en un óvulo no fertilizado, al que se le ha quitado su propio material genético y, a continuación, se fomenta el crecimiento del óvulo para obtener un embrión temprano del que poder extraer células madre. Estas células madre y los tejidos desarrollados a partir de ellas coincidirán genéticamente con la fuente de ADN; en este caso, el macaco macho.

Dado que las células madre son las precursoras de todos los tejidos del cuerpo, los científicos esperan poder, algún día, utilizarlas para crear tejidos para transplantes que coincidan genéticamente con los de pacientes con enfermedades degenerativas, evitando así el tan temido rechazo.

Hasta ahora, el único otro ejemplo publicado de clonación embriónica humana se llevó a cabo en la Universidad de Newcastle, en el Reino Unido, pero los clones apenas sobrevivieron unos cuantos días y no produjeron ninguna célula madre.
La técnica utilizada para generar los embriones de macaco clonados, llamada SCNT (Somatic Cell Nuclear Transfer), sigue el mismo procedimiento básico utilizado para crear la oveja Dolly y otros mamíferos clonados, pero el autor principal del estudio, el Dr. Shoukhrat Mitalipov, ha descubierto un nuevo método para manipular los óvulos durante el proceso de clonación.

El Dr. Mitalipov y sus colegas utilizaron una técnica de iluminación llamada Oosight para visualizar las células microscópicas en tiempo real, lo que permitió retirar eficazmente el núcleo de la célula sin recurrir a los enfoques tradicionales de luz ultravioleta. La nueva técnica dio como resultado una tasa de supervivencia de los clones en desarrollo mucho más elevada.

Pero el avance no ha sido bienvenido por todos, reabriéndose el debate sobre cuestiones éticas. Josephine Quintavalle, directora de CORE (Comment on Reproductive Ethics) señaló que los clones no son la única fuente posible de células madre embriónicas y que hay otras opciones, como la sangre del cordón umbilical.

Fuente: BBC Science