Baterías de líquidos

Sin una buena forma de almacenar la electricidad a gran escala, la energía solar resulta inútil por la noche. Una opción prometedora de almacenamiento consiste en un nuevo tipo de batería hecha de materiales activos líquidos. Los prototipos sugieren que estas baterías de líquidos costarán menos de un tercio de lo que cuestan las mejores baterías en la actualidad y podrían durar mucho más.

Esta batería es distinta a cualquier otra. Los electrodos son metales fundidos y el electrolito que conduce la corriente entre ellos es una sal es una sal fundida. Esto da lugar a un dispositivo excepcionalmente potente, capaz de absorber con rapidez grandes cantidades de electricidad. Los electrodos pueden funcionar a corrientes eléctricas “decenas de veces más elevadas” que cualquier otra batería que haya sido medida hasta la fecha, señala Donald Sadoway, profesor de química de los materiales del MIT y uno de los inventores de la batería. Además, los materiales son baratos y el diseño permite un proceso de fabricación simple.

El primer prototipo consta de un recipiente rodeado de material aislante. Los investigadores añadieron los materiales fundidos: antimonio en el fondo, un electrolito como el sulfuro de sodio en el medio y magnesio encima. Puesto que cada material tiene una densidad diferente, se mantienen en distintas capas de forma natural, simplificando el proceso de fabricación. El recipiente actúa también como colector de corriente, que trasmite los electrones desde una fuente de energía, como los paneles solares, o los transporta hasta la red eléctrica para proporcionar electricidad a los hogares y las empresas.

Fuente: Technology Review


Añadir Comentario