Avances en medicina: Vendaje que se disuelve al curarse la herida

A pesar de los avances en los tratamientos y los esfuerzos de las enfermeras y los médicos, alrededor del 70% de todos los pacientes con quemaduras graves mueren por infecciones relacionadas. Ahora, un nuevo vendaje revolucionario desarrollado en la Universidad de Tel Aviv (TAU) podría reducir considerablemente esa cifra.

La Prof. Meital Zilberman, del Departamento de Ingeniería Biomédica de la TAU, ha desarrollado el nuevo vendaje basado en unas fibras modificadas por ella mediante ingeniería. Estas fibras se pueden cargar de fármacos, como antibióticos, para acelerar el proceso de curación y, una vez realizado su trabajo, se disuelven. Un estudio publicado en la revista Journal of Biomedical Materials Research — Applied Biomaterials demuestra que, tras solo dos días, este vendaje puede eliminar las bacterias que causan las infecciones.

El nuevo vendaje protege la herida hasta que ya no es necesario; luego, se desvanece. “Hemos desarrollado el primer vendaje que libera antibióticos y se biodegrada de forma controlada”, afirma la Prof. Zilberman. “Resuelve las actuales limitaciones físicas y mecánicas de las técnicas de vendaje y proporciona a los médicos una nueva plataforma, más eficaz, para el tratamiento de quemaduras y úlceras”.

Aunque el concepto es simple, la tecnología no lo es. La piel, señala la Prof. Zilberman, sirve para un amplio número de fines. “Los vendajes deben mantener cierto nivel de humedad al mismo tiempo que actúan como escudo protector”, añade. “Al igual que la piel, también deben permitir que los fluidos de la herida abandonen el tejido infectado a cierta velocidad. No puede ser demasiado rápido ni demasiado lento. Si es demasiado rápido, la herida se secará y no sanará adecuadamente; si es demasiado rápido, hay un verdadero riesgo de que la contaminación aumente”.

El nuevo vendaje de la Prof. Zilberman, que todavía carece de nombre formal, está diseñado para imitar la piel y la forma en que ésta protege el cuerpo. Combina propiedades físicas y mecánicas positivas con los que los investigadores médicos denominan “un perfil deseado de liberación de antibióticos”.

A diferencia de los antibióticos por vía oral, los que se aplican localmente pueden eliminar las bacterias dañinas antes de que entren en el cuerpo para causar infecciones, septicemia o la muerte. Las personas con quemaduras graves no suelen morir a causa de eso, sino de las infecciones bacterianas secundarias que invaden el cuerpo a través de estas áreas quemadas vulnerables, señala la Prof. Zilberman.

El nuevo vendaje inhibe el desarrollo bacteriano y es biodegradable, permitiendo a los médicos evitar tener que limpiar continuamente la herida para volver a vendar y dejando que el cuerpo realice el trabajo por sí solo. Al administrar los antibióticos directamente en la herida, el médico puede dar al paciente una dosis relativamente elevada, pero local, evitando los posibles problemas de toxicidad que pueden surgir cuando esa misma cantidad de antibiótico pasa a través del cuerpo, explica Zilberman, quien trabajó en la investigación con el estudiante de doctorado Jonathan Elsner.

Ahora, la Prof. Zilberman está empezando las primeras etapas de ensayos clínicos con modelos animales. De momento, su vendaje ha pasado las pruebas mecánicas y físicas in vitro y las pruebas de inhibición bacteriana en el laboratorio. También está buscando un socio estratégico para codesarrollar la investigación y llevarla a la fase comercial.

Fuente: Science Daily


2 Respuestas

  1. Bruno 2 años ago
    • M. Rodríguez 2 años ago

Añadir Comentario