7 conocidos futuristas y sus predicciones para los próximos 10 años

En los últimos 10 años se han producido numerosos avances científicos y tecnológicos realmente asombrosos: los coches autónomos, la impresión en 3D, los dispositivos móviles inteligentes… ¿Qué será lo próximo? Si tenemos en cuenta que la ciencia y la tecnología avanzan de forma exponencial, los próximos 10 años deberían ser aún más productivos. Para averiguarlo, The Huffington Post ha entrevistado a 7 famosos futuristas. A continuación se incluye un listado con sus principales predicciones. Curiosamente, coinciden en gran medida con las 5 predicciones realizadas recientemente por el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg. En todo caso son del mayor interés, un futurismo que a algunos pueden ligarlo a lo utópico, pero cuya base científica no es en modo alguna simplista o especulativa, cada vez está más cercana a la realidad.

Predicicones para 2025

1. Internet se irá transformando gradualmente en una red cerebral

Michio Kaku, profesor de física teórica en la Universidad de Nueva York y autor del libro “El futuro de nuestra mente” cree que en los próximos 10 podremos transmitir nuestros pensamientos, emociones, sentimientos y recuerdos de forma instantánea a cualquier parte del planeta, en lugar de correos electrónicos. En la actualidad, los científicos ya pueden conectar nuestro cerebro a un ordenador y empiezan a descifrar algunos de nuestros recuerdos y pensamientos. El siguiente paso, según él, será  transmitirlos. Esto podría revolucionar por completo las comunicaciones e incluso el entretenimiento. En lugar de limitarse a mostrar imágenes en una pantalla, las películas del futuro podrían ser capaces de transmitir emociones y sentimientos, podríamos compartir recuerdos y sensaciones en las redes sociales y los historiadores y escritores podrían registrar no sólo información digital sobre los sucesos, sino también las emociones asociadas a ellos.  

2. La impresión en 3D transformará por completo la fabricación y el comercio tal como los conocemos y dará lugar a avances asombrosos en campos como la medicina o la construcción

Según Ray Kurzweil, inventor, científico informático pionero y actual director de ingeniería de Google, en 2025 las impresoras 3D imprimirán ropa y otros productos a muy bajo costo y habrá muchos diseños gratuitos de código abierto, pero aún así, la gente pagará por descargar los archivos de los últimos diseños de moda, al igual que hoy en día gastamos dinero en libros electrónicos y música y películas en formato digital. Por otra parte, desaparecerán las donaciones y el tráfico de órganos, dado que las impresoras 3D podrán imprimir órganos humanos utilizando células madre modificadas con el propio ADN del paciente, proporcionando una fuente inagotable de órganos sin ningún problema de rechazo. Y seremos capaces de reparar los órganos dañados utilizando células madre reprogramadas (por ejemplo, un corazón dañado por un infarto). En el campo de la construcción, las impresoras 3D nos permitirán imprimir módulos económicos que se podrán combinar al estilo lego para formar una casa o un edificio de oficinas.  

Impresión 3D

3. La realidad virtual y la realidad aumentada cambiarán nuestra forma de comunicarnos

Kurzweil cree que pasaremos mucho tiempo en espacios de realidad virtual y aumentada. Podremos visitar a cualquier persona por muy lejos que se encuentre e incluso tocarla. También podremos crear avatares de personas, ya sean personas imaginarias creando toda una identidad nueva o bien personas que hayan fallecido, utilizando toda la información que han dejado atrás (correos electrónicos y otros documentos, imágenes, vídeos, entrevistas con personas que los recuerdan, etc.).  Y, por supuesto, podremos visitarlos e interactuar con ellos en mundos virtuales. En general, resultarán convincentes pero no parecerán completamente reales hasta mediados de la década de 2030.  

4. Podremos reprogramar la biología humana para evitar numerosas enfermedades y procesos del envejecimiento

Según Ray Kurzweil, seremos capaces de reprogramar nuestra biología. De este modo podremos, por ejemplo, desactivar de las células madre del cáncer que constituyen el verdadero origen de la enfermedad o retardar la progresión de la aterosclerosis, principal causa de las cardiopatías. En el siguiente vídeo puedes ver otras predicciones realizadas por Kurzweil en una charla TED:

 

5. Los dispositivos móviles y la medicina predictiva y personalizada transformarán la atención sanitaria

Según Anne Lise Kjaer, fundadora de la agencia de predicción de tendencias con sede en Londres Kjaer Global, los avances en dispositivos móviles y aplicaciones (monitorización personal, bioretroalimentación y diagnósticos por móvil) revolucionarán el tratamiento de enfermedades crónicas como la diabetes o la hipertensión, dado que permitirán a los profesionales proporcionar una eficiente retroalimentación en tiempo real y desde cualquier sitio, combatir las enfermedades crónicas en una etapa mucho más temprana y, en general, ayudar a mejorar la vida en las comunidades tanto de los países desarrollados como de los países en vías de desarrollo. Además, las aplicaciones no solo se ocuparán de nuestro bienestar físico, sino también de satisfacer nuestras necesidades de salud mental.

App de salud

Por otra parte, James Canton, director general del Institute for Global Futures con sede en San Francisco y autor de libros como “Future Smart: Managing the Game-Changing Trends that Will Transform Your World” y “The Extreme Future: The Top Trends That Will Reshape the World in the Next 20 Years”, pronostica que la medicina dará un giro hacia un enfoque más predictivo gracias a la medicina genética personalizada. Será habitual utilizar la secuenciación del ADN para predecir futuros problemas de salud y prevenir enfermedades, lo que salvará millones de vidas. También apuntan hacia una medicina y atención personalizadas las predicciones de Jason Silva, presentador de “Brain Games” en el canal de National Geographic. Según él, dispondremos de un mundo a la carta en el que las actualizaciones de software biológico, la medicina personalizada y los asistentes de IA transformarán cada vez más la atención de la salud y nuestro bienestar.

6. La inteligencia artificial será igual o incluso más inteligente que los humanos y estará integrada en todas partes, generando toda una nueva economía en torno a ella

Según Canton, la inteligencia artificial (IA) igualará a la inteligencia humana y acabará por superarla e invadirá nuestra sociedad. No sólo en forma de robots, sino también en coches, hogares, hospitales, etc.; dando lugar a toda una economía relacionada con la IA. Los seres humanos y los robots se fusionarán, digital y físicamente. Habrá robots cirujanos que operarán a distancia y robots médicos que atenderán a pacientes de todo el mundo por teléfono.  

7. Bitcoin reemplazará al dinero tradicional

Hoy muchos economistas se rasgarían las vestiduras pero Canton también cree que Bitcoin acabará por reemplazar a la moneda tradicional, creando un nuevo paradigma de comercio digital y negocios que acabará generando toda una nueva economía perfectamente legítima.

Moneda virtual Bitcoin

8. Los dispositivos móviles vestibles se extenderán por todo el mundo democratizando el acceso a la información

Según James Canton, en 2025 los dispositivos móviles vestibles (relojes, gafas, pulseras inteligentes, etc.) serán algo habitual en todo el mundo, habrá una Internet masiva de personas y cosas que conectará a cada nación, comunidad, empresa y persona, proporcionándoles acceso inmediato a todo el conocimiento del mundo. Dispondremos de acceso en tiempo real a la educación, la salud, el empleo, el entretenimiento, el comercio, etc.; desde cualquier parte del mundo.

Google Glass

¿Google Glass un proyecto fustrado? En el futuro los ponibles facilitarán la mayor comunicación

9. El transporte será automático, limpio y barato, y primará el acceso al servicio en lugar de la propiedad

Según Jason Silva una automatización cada vez mayor mejorará infinitamente nuestro día a día. Los vehículos autónomos serán la norma y el transporte en general será automático, no contaminante y barato. Eso originará un cambio de mentalidad, triunfando el acceso sobre la propiedad: ¿Para qué comprar un coche si podemos tener acceso a un servicio de transporte automático y barato que  evita los problemas actuales de búsqueda de aparcamiento y atascos y reduce el número de accidentes?

10. Sabremos cómo funciona nuestra mente y ese conocimiento, bien utilizado, nos servirá como herramienta para lograr un mundo mejor

Los investigadores disponen de medios cada vez más precisos para estudiar nuestro cerebro y averiguar el origen de nuestras actitudes y comportamientos, tan desconcertantes en algunas ocasiones. Hace unos años, unos investigadores de Harvard demostraron que los líderes tienen, en realidad, menos estrés (no más) que los no líderes; y un estudio de la Universidad Ben-Gurion dejó entrever que los jueces dictan sus sentencias más estrictas antes de comer, cuando están hambrientos. Según Amy Zalman, CEO y presidente de la World Future Society, las posibles aplicaciones de este tipo de conocimientos pueden ser increíbles. En el campo de la política, por ejemplo, una comprensión más precisa de nuestro funcionamiento como humanos (cómo confiamos, cooperamos, aprendemos, luchamos, odiamos, etc.) es una herramienta de valor incalculable, que bien empleada, puede servir para mejorar el gobierno y, con ello, lograr un futuro.

“Lo importante no es la tecnología en sí, sino lo que hagamos con ella”

Si se cumplen todos los avances anteriores, además de algún otro que haya escapado a las predicciones, el mundo dentro de 10 años podría ser completamente diferente al que conocemos. Y no sólo el mundo que nos rodea, también nosotros, nuestra mentalidad, nuestras prioridades…; seguramente todo cambiará con él. La pregunta es si cambiará para mejor o no. Para Mark Stevenson, autor del libro “Un viaje optimista por el futuro”, lo importante no es la tecnología en sí, sino el uso que como sociedad hagamos de ella y los cambios institucionales que se puedan originar como consecuencia. En lo que realmente debemos centrarnos, según él, es en encontrar nuevas formas de organizarnos para mejorar nuestro entorno y el mundo en el que vivimos. Stevenson destaca, por ejemplo, la revolución de las renovables a nivel local, el desarrollo de medicamentos basado en la filosofía open source, la proliferación de redes sociales relacionadas con la salud como PatientsLikeMe o las escuelas que están eliminando el programa de estudios para fomentar en su lugar un aprendizaje más real. En este sentido, el futuro es, como siempre, incierto. Podemos predecir con cierta garantía los avances tecnológicos que lograremos a corto plazo, pero no cómo acabarán por moldear finalmente nuestro mundo. Seguir leyendo:


2 Respuestas

  1. Rafa 3 años ago
  2. Augusto Torres Villalon 2 años ago