¿Turismo de lujo?

El turismo y la construcción son dos las principales fuentes de riqueza de una gran parte del litoral español. En los últimos seis años, el peso relativo del sector de la construcción se ha incrementado desde el 11,8% hasta el 15,4% del total del valor de lo producido en España. En su conjunto, vivienda y turismo representan una cuarta parte del PIB de España.

Nos preguntáramos qué hacen los gobiernos para cuidar este mercado. Ayer leíamos en la toda la prensa que un hombre y un niño, fueron asesinados accidentalmente durante un ajuste de cuentas en Marbella. “Todo parece apuntar a un ajuste de cuentas entre bandas árabes” . ¿ajustes de cuentas? ¿bandas mafiosas? ¿turismo de calidad?

Esto sucede en la catedral de la ‘jet’ en el ámbito del mítico “Marbella Club”que durante cuatro décadas ha traido un tipo de turismo de lujo del más alto poder adquisitivo (denominado turismo de calidad). Con tres puertos deportivos, treinta campos de golf, una escuela ecuestre… En el municipio de España con mayor concentración de hoteles de cinco estrellas; con huéspedes que gastan de media 1.200 euros diarios y donde a veces se agradece la amabilidad del servicio con billetes de hasta quinientos euros.

Según señala Diario Sur: “las cifras de ocupación hotelera, las mesas libres en las marisquerías y las rebajas del 50 por ciento en los zapatos del privativo Charles Jourdan hablan sin rodeos de una temporada bastante floja”. Aunque su conclusión sea que “pese a la pérdida de sus rostros más influyentes, la Milla de Oro aguanta el tipo como capital del lujo, el derroche y la excentricidad“.

¿Hasta cuando aguantará uno de los símbolos turísticos españoles que más notoriedad le ha dado no solo a la Costa del Sol sino a toda España?

Es un hecho conocido que bandas mafiosas suelen refugiarse al amparo de lugares turísticos de todo el mundo donde pasan mejor desapercibidas. Durante los últimos años se habla de “mafias” de diferentes nacionalidades en el litoral español, tanto en Levante como la Andalucía. El Gobierno, y especialmente el Ministro de Interior deberían vigilar muy de cerca este tema. De lo contrario acabará siendo un asunto de preocupación para los Ministerios de la Vivienda, Sra. Trujillo o para el Ministro de Economía Sr. Solbes y por extensión a usted, Sr. Zapatero.

Añadir Comentario