Ricardo Blazquez

The Times online se hacia eco el pasado 10 de marzo en una noticia titular sobre la elección de Ricardo Blázquez como Presidente del Episcopado. Desde fuera, esta aparentemente sorprendente reacción de la Iglesia Católica en España se interpreta como una transformación más dentro de los cambios provocados por el 11-M.

Sin duda el cambio del cardenal Rouco por un Blázquez se ha interpretado positivamente por todos los medios. Blázquez ha sido calificado generosamente como dialogante, moderado e incluso “uno de los nuestros”. Resistente, austero, sencillo, tranquilo, educado y cercano, que siempre te saluda por tu nombre.

La prensa ha informado que la elección fue una sorpresa hasta para el propio Blázquez. Su elección alegró tanto los socialistas como el gobierno vasco, aplaudido por los gays y no disgustó del todo al PP, además de ser asumida como propia por el ala más conservadora y el ala menos conservadora.

Los retos del Obispo Ricardo Blázquez

Ricardo Blázquez es un hombre de altas capacidades y está acostumbrado a misiones difíciles. Su paso por Bilbao ha sido la mejor prueba. El cambio de un conservador y elitista Rouco -muy ligado a las tesis conservadoras- a un heredero del estilo taranconiano puede ser un paso muy importante en la solución al conflicto y pulso que ha venido manteniendo la Iglesia con el Gobierno de Zapatero desde el inicio de su mandato.

La elección de monseñor Blázquez ha sido interpretada como el triunfo en el seno de la Iglesia de actitudes más diplomáticas. «Quiero decir la verdad amablemente». Este mensaje puede ser el fin de la crispación de medios como la COPE. El tiempo dirá.

Sin embargo, algún medio ha recordado de forma muy acertada que el papel de la Iglesia Católica en España no es llevarse bien con el jefe de gobierno de turno. La Iglesia tiene retos propios, tales como la recuperación de la credibilidad ante la sociedad española, la modernización de sus fundamentos y creencias con los avances de la ciencia y la vuelta a la defensa de principios éticos por encima de coyunturas políticas. Suerte, Monseñor Blázquez.

Enlaces relacionados:

2 Respuestas

  1. Amen 9 años ago
  2. Anónimo 8 años ago

Añadir Comentario