EL RINCÓN DE PENSAR

  • Los psicologos especialistas en infancia aconsejan que, cuando los niños pierden los nervios, gritan sin control o lloriquean, cuando se enrabietan, se les envie al “rincon de pensar”; En ese rincon improvisado donde el crio se aisla y donde está sólo con sus “penas” piensa, se serena y, pasados unos minutos, se calma, entra en razon y vuelve sereno y relajado a sus juegos Soy testigo con mis nietos menores.
Vivimos en un mundo donde parece que el hombre es cada vez más incapaz para ejercer su capacidad de pensar y cimentar su propia identidad.
Los problemas económicos, las relaciones sociales cada dia más interesadas, las incomprensiones, las injusticias, la violencia que se nos ofrece en nuestra propia mesa adobada con una frivolidad ilimitada y enmascarada en mensajes comerciales, las mentiras interesadas, el sectarismo político y un largo etc. se estan convirtiendo en nuestro alimento intelectual que nos conduce irremediablemente a una frivolidad dominante e intencionada, y a la inconsistencia de nuestras opiniones sustentadas en..” lo que se oye, lo que se murmura, lo que se dice”. Preferimos que nos den en papilla masticada lo que debimos elegir conocer y asimilar por nosotros mismos. Asi, pensar nos intimida o cuando menos nos incomoda. El resultado es evidente:falsedad, angustia, estres, recelos, evasión de la realidad y, sobre todo, miedo a lo desconocido.
Todo ello nos está convirtiendo en marionetas , en mercancia, en diana a donde se dirigen todos los dardos que erosionan y a menudo matan nuestra personalidad, nuestra conciencia y al final nuestra condición irrenunciable: ser libres.

Pensar es la cualidad más importante del hombre y lo que le distingue como persona. Pensar no es fácil sin tener conceptos claros. Nuestra mente se contamina facilmente porque la educación recibida en nuestra niñez basada en principios con frecuencia interesados e “intocables” dejaron posos y emponzoñaron nuestro cerebro hasta el punto de que ahora son filtros nocivos que condicionan veladamente nuestra libertad de pensar.
Pensar es ejercer la libertad de oponernos al atontamiento que a otros beneficia y a nosotros esclaviza. Pensar que uno es asi y no puede ser de otra manera por genes, doctrinas, principios heredados o tradición es renunciar a ser diferente y a tener una conciencia libre y plena de convicciones personales.
***********************
Hoy ¿me he levantado aprendiz de filósofo ? probablemente y es que amanecí enrabietado y me he metido en el “rincón de pensar” junto a uno de los más lucidos pensadores de nuestro pais. Os lo recomiendo porque enseña a pensar.
  • Ahi va una muestra

Añadir Comentario